inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 19 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/10/2012 - Admin Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Agresión sindical y pasotismo policial en el distrito de Arganzuela
"¡Te jodes y te aguantas!,respondio un policía a un joven agredido por sindicalistas de la UGT

Según ABC.es, un joven de 25 años acaba de salir de su casa en su coche, de camino al trabajo, cuando se para en un semáforo en rojo en el paseo de la Chopera, a la altura de la Casa del Reloj. Entonces, ve a un grupo de 40 sindicalistas, con pancartas y pegatinas de UGT, empleados municipales de la Junta del Distrito de Arganzuela, protestando en medio de la calle.

Un policía municipal regula el complicado tráfico y hace una indicación al conductor con su mano para que avance. El automovilista obedece al funcionario policial y es entonces cuando la turba sindical se le abalanza.

Rodean el coche, se ponen delante de él, le tapan la visión con una pancarta, empiezan a hacerle fotos y a amenazar al conductor, que paró el motor y quitó las llaves, ante la grave situación. Entonces, los manifestantes elevaron sus amenazas: «¡Te vamos a matar, hijo de puta! ¡Vamos a buscar tu matrícula y te vamos a buscar! ¡Como seas del barrio, te vamos a partir la cara!».

Dos de los alborotadores metieron las manos dentro del coche y agarraron con violencia al conductor, al que tiraron del brazo y dieron un puñetazo en el costado izquierdo.

Ante tal situación, el joven pidió ayuda a otro policía municipal y que, además, estaba viendo lo que ocurría sin inmutarse. La respuesta del agente al ciudadano que le reclama auxilio fue la siguiente: «¡Pues si te han pegado, te jodes y te aguantas!».

Al chico se le quedó la cara a cuadros. «Lo peor era la sensación de indefensión», explica a ABC. «Entonces, durante 15 minutos tuve que quedarme allí parado, resguardado en el coche, con las ventanillas subidas y aguantando amenazas de muerte y una retahíla impronunciable de insultos, mientras no paraban de hacerme fotos».

Tras ese cuarto de hora de pánico, los sindicalistas se metieron en la Casa del Reloj, instalación de la Junta de Arganzuela. Pero ahí no acabó la vergonzosa historia. «Entonces, me acerqué a cuatro policías nacionales, dos en moto y dos en un coche zeta, y antes de poder articular palabra, me ordenó uno de ellos: "Tira, coño, que estás obstaculizando el tráfico. ¡Que te vayas! ¡!Que te vayas!"».

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic