inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 24 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/11/2012 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   8 votos
Desarticulado el negocio de las "cundas" de la droga en Madrid
La Policía Nacional detiene a 23 personas que captaban a los drogodependientes en las salidas de metro ubicadas en la Glorieta de Embajadores y, a cambio de 5 euros, les trasladaban hasta la Cañada Real para comprar su dosis diaria.

Agentes de Policía Nacional han detenido a 23 personas dedicadas a la captación y traslado de toxicómanos a la Cañada Real para la compra de sustancias estupefacientes. Los arrestados recogían a los toxicómanos en la Glorieta de Embajadores y, previo pago de cinco euros, eran trasladados hasta el poblado por vehículos particulares conocidos en el argot policial como “cundas”.

La investigación se inició a raíz de las denuncias y quejas formuladas por las asociaciones de vecinos del barrio de Embajadores. Tras varias gestiones, los agentes han logrado la identificación de cuatro grupos de “cunderos” que capitalizaban sus ilícitos desde la Glorieta de Embajadores a la Cañada Real Galiana y sus responsables han sido arrestados como presuntos autores de varios de delitos como el tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y contra la seguridad social y la hacienda pública.

Una estructura delictiva con funciones bien diferenciadas

La conformación de los cuatro grupos desarticulados tenía rasgos muy particulares y coincidentes: en primer lugar se encontraba el “empresario” y dueño de los vehículos “cunda” que a su vez “contrataba” a los conductores o transportistas; posteriormente entraban en juego los captadores de drogodependientes.

El “modus operandi” empleado siempre era el mismo. Los captadores se situaban justo al lado de las dos salidas de metro ubicadas en la Glorieta de Embajadores. Con las llaves de los coches en las manos, daban a entender a los toxicómanos que disponían de un vehículo para su traslado a la Cañada Real. Mientras, los conductores permanecían en los vehículos o en sus inmediaciones hasta cargar clientela; el “empresario”, siempre en un segundo plano, controlaba y coordinaba todas las actuaciones.

Cuando llenaban los coches, realizaban siempre el mismo recorrido hasta comprar su dosis en los “supermercados” de la droga más habituales, asegurándose así que los estupefacientes adquiridos eran de mayor calidad al tener más confianza con los vendedores. Posteriormente, hacían el recorrido a la inversa dejando a los toxicómanos en el mismo punto donde habían sido recogidos.

Todos los detenidos han sido puestos a disposición judicial. La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría de Arganzuela, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic