inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 18 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/03/2008 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
La población inmigrante en el distrito asciende a 23.164 personas.
El paro aumenta entre los inmigrantes
Vecinos del distrito preocupados por la concentración de bares latinos
El alto volumen de la música de los locales cercanos a las viviendas hacen que el simple hecho de dormir cada noche resulte casi imposible

Los problemas de convivencia entre inmigrantes y españoles en algunas zonas del distrito de Arganzuela están motivando que muchos de los vecinos hayan decidido poner sus pisos en venta para irse a otros barrios más “tranquilos”. 

EL DISTRITO ha hablado con varios vecinos de la zona de Atocha que exponen su preocupación por el aumento de los problemas de convivencia, provocados sobre todo por los ruidos que ocasionan los locales de copas y tiendas latinas. “Estoy harto de callarme sólo por ser políticamente correcto”, manifiesta uno de los afectados. “No estamos hablando de racismo, sino de convivencia; no poder dormir es muy desagradable, no poder descansar, cambiar de habitación en tu propia casa para buscar un sitio donde el ruido sea menos insoportable…”, afirman los vecinos. 

“Primero -continúan- me pregunto si el hecho de abrir varios bares de copas en un área tan pequeña, tan pegados unos de otros, es legal”. En poco tiempo se han abierto cuatro locales regentados por inmigrantes latinos; hasta aquí todo correcto, el problema es que estos locales, que cuentan solamente con licencia de cafetería y no están insonorizados, no cumplen con requisitos de esa licencia, como cerrar a las 00.00 horas, o no tener ningún aparato de música. Al contrario, han sido ya infinitas las veces que los vecinos han llamado a la Policía para denunciar a los locales por el volumen de la música, que no les permitía descansar. 

Uno de los vecinos que ha hablado con EL DISTRITO está cansado de la situación, harto de que “sólo valgan las denuncias, la Policía. He bajado en varias ocasiones a pedir que bajaran la música, pero no he conseguido nada. Yo no tengo por qué enfrentarme a nadie, yo no soy un héroe, ni quiero serlo, sólo quiero poder descansar en mi casa”.  

Redadas policiales

En el pasado mes de febrero se realizó en Madrid la mayor redada efectuada contra ciudadanos extranjeros en locales de copas. El objetivo era acudir a locales donde se estaban produciendo reyertas y altercados y controlar la legalidad de los establecimientos. Un total de 140 extranjeros ilegales detenidos y 1.340 identificados fueron las cifras de esta acción. En concreto, en Arganzuela se realizaron tres registros: Europa Latina, en la calle Sebastián El Cano; Kato, en el Paseo de los Olmos y Pub Girafa Ro-ja, en la calle Santa María de la Cabeza. 

Desvalorización de los pisos
El problema de la convivencia de-semboca en otro que no sólo afecta al distrito de Arganzuela, sino que se extiende a todo Madrid, se trata de la desvalorización que están sufriendo los pisos de estos barrios. Uno de los vecinos de la zona en la que están situados estos locales cuenta de su piso en venta, “es un piso reformado, grande, y situado en una de las zonas más céntricas y mejor comunicadas de Madrid” pero nadie decide quedarse con él, según su propietario “al ver lo que se le viene encima: la música, el jaleo de los bares, la suciedad que provocan…”. Este vecino analizaba que con este problema se está produciendo una situación que ha-bría que tener en cuenta: los pisos en el centro están bajando su precio, pero aún así las familias jóvenes prefieren irse a nuevos barrios como Las Tablas o Montecarmelo, mucho más tranquilas. 

La inmigración en Arganzuela
La población inmigrante en el distrito asciende a 23.164 personas (datos del Anuario Estadístico de 2007 del Ayuntamiento de Madrid), de las cuales 14.804 proceden de América Latina y Caribe y 2.152 de Asia. Unas cifras que, si bien continúan siendo menores que en otros distritos como Carabanchel (53.810) y Latina (44.573), suponen ya una parte destacable del entorno. Y lo cierto es que a pesar de los problemas citados, la convivencia con gran parte del colectivo inmigrante no genera importantes conflictos.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic