inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 24 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/07/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Más de 40 personas han sido detenidas en la segunda fase de la Operación Rosales.
Desarticulada una trama de drogas e inmigración ilegal en el aeropuerto de Barajas
En la operación ha sido detenido un subinspector de Policía que regentaba dos bares de copas en Torrejón donde blanqueaba los beneficios.

La segunda fase de la denominada Operación Rosales, que lleva ya ocho meses en activo, ha destapado una trama de tráfico de drogas e inmigración clandestina en el aeropuerto de Barajas. Un subinspector de Policía, destinado a la Comisaría de Torrejón de Ardoz, ha sido detenido junto a otras 37 personas por diferentes delitos y 9 más por estancia irregular en el país. Todas ellas son de nacionalidad colombiana o de origen colombiano, aunque nacionalizados, a excepción del subinspector de Policía. Este, regentaba junto con su mujer dos bares de copas, Los Rosales y Sabor a Caney, en Torrejón, donde presuntamente se vendían los estupefacientes recuperados en Barajas y se blanqueaban los beneficios de la organización. 

El juez encargado de la instrucción ha decretado el ingreso en prisión preventiva de 26 de los arrestados; el resto ha quedado en libertad con cargos y medidas cautelares para asegurar su presencia en futuras actuaciones judiciales.  

De Madrid a Valencia
Parte importante de los miembros de la organización estaban afincados en Madrid, otros lo estaban en Valencia donde se detuvo al máximo responsable: Juan José C.T., y a 16 individuos más, algunos de ellos funcionarios de la Administración. 

En lo que se refiere a la trama madrileña, la operación policial ha sido ejecutada en dos fases. Una llevada a cabo el 11 de junio en la que se intervino un paquete postal y una maleta, procedente de Caracas y que tenía que llegar a Ibiza pero que trabajadores del aeropuerto tenían que “distraer” para conseguir así su preciado contenido: 17.235 gramos de cocaína. En este caso la intervención policial acabó con el arresto de nueve personas, todos trabajadores del aeropuerto en la carga y descarga de maletas, repartidores, etc. 

La segunda fase tuvo lugar a raíz de las investigaciones realizadas a una empresa de vuelos de bajo costo donde varios trabajadores vieron la oportunidad de introducir cocaína en nuestro país. Para esta investigación se obtuvo la ayuda de agentes de otros países y gracias al flujo de informaciones lograron intervenir 33 kilos de cocaína en Perú y uno en Bruselas. Así se concluyó con los arrestos de otras 13 personas entre los que figuraban, además del agente de Policía y su mujer, trabajadores del aeropuerto como supervisores de empresas handling, conductores de los autobuses que, desde los aviones, acercaban a los clientes a la terminal, coordinadores de turno y maleteros. Toda una red perfectamente organizada en uno de los lugares donde más movimiento de drogas y de inmigración clandestina existe dentro de nuestra Comunidad.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic