inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 20 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/06/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos también han mostrado su disconformidad con la retirada del medidor.
No rotundo a la eliminación del medidor de contaminación en la Embajada
La concejal socialista Almudena Fernández exigió en el último Pleno que el dispositivo continúe funcionando y se tomen medidas medioambientales.

Lleva instalada en la urbanización Embajada desde el año 2000 aproximadamente y los vecinos están muy contentos de su presencia y funcionamiento. Se trata de un medidor de contaminación que, según afirman, “constató que los vecinos de la Alameda de Osuna soportábamos -acústica y atmosféricamente- niveles superiores a los aconsejados por el Organismo Mundial de la Salud (OMS)”. Ahora, según afirma la portavoz socialista del distrito, Almudena Fernández, “Ana Botella está empeñada en que en Madrid no existe polución atmosférica y cuando los medidores le llevan la contraria, simplemente los elimina: es como matar al mensajero que le trae malas noticias”. Por ello, el Grupo Municipal Socialista de Barajas decidió llevar al último Pleno del distrito una proposición para que el dispositivo continúe en funcionamiento y se pongan en marcha medidas para mejorar el Medio Ambiente en el distrito. “No pueden eliminarse los medidores del distrito, si lo hacemos estamos perdiendo series históricas que permiten abordar los problemas medioambientales”. 

“Los datos no gustan”
Según la normativa española y la del propio Ayuntamiento de Madrid, cuando se superan los límites aceptables de contaminación hay que decretar la alerta y convocar a la Comisión Local de Alerta Atmosférica, explica Fernández. “En lugar de esto, la concejal de Medio Ambiente, Ana Botella, prefiere eliminar las estaciones que no le ofrecen el dato que ella espera”. Además, la portavoz socialista recordó que hace dos años Ana Botella afirmaba que “Madrid cuenta con una muy buena red de medición de contaminación atmosférica, auditada por instituciones externas al Ayuntamiento, entre ellas, Unión Europea, con informes muy favorables sobre su fiabilidad”. Por todo ello, Fernández se pregunta: “¿qué ha pasado ahora para que esa red ya no sirva?”. Cuestión a la que la misma concejal se contesta: “la respuesta es muy clara, los datos no gustan porque cada vez son peores y el Consistorio ha decidido borrarlos del mapa”. 

Finalmente el PP decidió no aprobar la propuesta socialista. Fernández concluyó su exposición recordando que, al fin y al cabo se trata de un debate absurdo en el que lo que realmente hay que tener en cuenta es que “se pongan en marcha todas las medidas correctoras necesarias para mejorar el aire de esta zona de la capital tan castigada medioambientalmente”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic