inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 12 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/02/2010 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Lugar donde antiguamente se ubicaba el medidor.
Lugar actual del medidor.
Polémica política por la reubicación de uno de los medidores de la calidad del aire
El traslado de un medidor de aire hace dudar acerca de la manipulación de los datos gurdados en él, sobre contaminación en el distrito.

“El distrito de Barajas sigue contando con dos estaciones de medición ambiental”, confirmaba a este periódico el concejal de Barajas, Tomás Serrano, el pasado 16 de febrero desde su despacho. 

Y es que, durante la polémica suscitada en el pasado Pleno de distrito por la retirada de un medidor, la oposición le acusó de incumplir su promesa. “El Ayuntamiento de Madrid ha faltado a la verdad con los vecinos de Barajas, y lo ha hecho en el Pleno de la Junta Municipal”, argumenta la oposición en un comunicado.

El traslado del medidor
En junio de 2009, con la llegada de la nueva Red de Vigilancia de la Calidad del Aire del Ayuntamiento de Madrid, el PSOE presentó una proposición para que no se retiraran las estaciones de medición de contaminación del aire. Al parecer, el concejal del distrito, Tomás Serrano, prometió reiteradamente que no las retiraría. Y es que, según el PSOE, desinstalar estas supondría perder todos los datos acumulados desde hace años, acerca de tales mediciones. Sin embargo, finalmente uno de estos medidores sí ha sido retirado, tal y como se puede ver en la fotografía superior. Pero no ha desaparecido. Ha sido trasladado unos metros, en el mismo ámbito que antes, pero en una zona donde la vegetación no dificulta las mediciones y estas pueden ser más reales (foto inferior). Así lo ha explicado Tomás Serrano, el concejal.

De esta manera, se llega a un punto de no entendimiento entre las dos partes. Pero la realidad es que Barajas continúa contando con sus dos medidores: uno situado en la calle Júpiter, en el casco histórico del distrito; y el otro, en la calle Riaño, en la urbanización Embajada, en la Alameda de Osuna. Este segundo, es el que ha sido reubicado.

¿Qué pasa con los datos?
Estos medidores controlan la calidad del aire ambiente, con el objetivo de conseguir una atmósfera más limpia. La nueva red de estaciones, firmada en 2008 como directiva europea, introduce nuevos estándares de medición de la calidad del aire, y hace compatibles los medidores españoles con los del resto del continente. Quizás por ello, este cambio de ubicación del medidor de la polémica. 

Aún así, el Departamento de Calidad del Aire ha explicado a este periódico que los datos almacenados no se pierden por el traslado de los medidores. La recopilación de datos es un proceso informático y estos se van guardando en una central común a tiempo real.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic