inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 11 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/02/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos hartos de que las obras de la N-II sigan paradas


Llevan unos diez meses esperando y ya se les está acabando la paciencia. Y más cuando, de momento, nadie les da soluciones ni respuestas concretas. Las obras previstas en la Nacional II comenzaron en el segundo semestre de 2005, pero hace unos diez meses,  debido a una gran cantidad de caudal de agua en el subsuelo, estas obras se tuvieron que paralizar. “Jose Ramón Paramio, responsable de la N-2, nos aseguró que la modificación del proyecto, debida a este problema, necesitaría un plazo de entre seis y ocho meses”, asegura Óscar Molina, de la ONG Madrid Zona Este (OMZE). “Se les ha dado ese plazo y bastante más, pese a que estamos soportando los grandes atascos en las calles de Canillejas y en la Avenida de Logroño”, continúa explicando.

Un problema de Fomento
La actuación consistía en hacer una vía soterrada de la N-II hasta la Glorieta de Eisenhower por un lado, y por encima construir otra desde la estación de metro de Canillejas hasta la Avenida de Logroño. Esto mejoraría notablemente la circulación y daría de lado a los continuos atascos que se producen en la zona.
Los vecinos, tanto de San Blas como de Barajas, lo único que piden es que esa obra se reanude de nuevo: “Estamos a febrero de 2007 y resulta irracional que la Ministra de Fomento y el Director de Carre-teras no hayan solucionado este problema, que es su problema”, señala Óscar. Además, el parón de estas obras está perjudicando la puesta en marcha del intercambiador de transportes que está llevando a cabo el Ayuntamiento y “que es vital para nosotros porque facilita la continuidad de la calle Alcalá hasta el Polígono de las Mercedes”.

Ante la situación, algunos vecinos de la zona han decidido poner todos los viernes unas pancartas en la pasarela que va de la estación de metro de Canillejas a Alameda de Osuna, pero se las quitan por miedo a que se caigan encima de algún coche que pase por la autovía.

El próximo día 21 se reunirán con el reponsable de la N-II, José Ramón Paramio, para sopesar este tema e intentar encontrar la mejor solución posible.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic