inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/04/2013 - Javier Clavero Champsaur Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   14 votos
Criterio Vs. Opinión
Las personas brillantes hablan de ideas, las personas inteligentes hablan de situaciones y las personas mediocres hablan de personas.

Por lo general y por lo particular solemos tener múltiples opiniones y muy poco criterio tanto en lo personal como en lo profesional, por supuesto que hay excepciones y muchas. Aunque sean "muchas" no es lo que prolifera en nuestra sociedad y alrededor nuestro.

Opinión: Juicio formado sobre cosas opinables, concepto // Criterio: Pauta, norma, regla para conmpcer la verdad, juicio, discernimiento. Eso pone el diccionario y parece no sólo razonable, sino deja patente la diferencia entre citerio y opinión.

La, o las opiniones bien trabajadas, razonadas acaban convirtiéndose en criterios; por ello debemos tener sumo cuidado con las opiniones que vertemos. Ya que si estas son importantes, nos conducen a formarnos un criterio, y este influye ya, en nuestra personalidad y determina muchas de las actuaciones que tenemos en nuestra vida.

Cuando opinamos con criterio estamos realizando un ejercicio mental constructivo coherente con nosotros mismos, y con nuestra filosofía de vida. Cuando se ve y no se mira, es lo mismo que opinar sin ningún criterio y al contrario cuando además de ver miramos, nos fijamos con detalle es lo mismo que opinar con criterio, es decir, tener criterio definido, sólido sobre "algo".

Y si nuestro criterio está medido y es comedido probablemente seremos personas equilibradas, que es lo que demanda la actual situación. Personas con equilibrio y criterio, que actúen como impulsores y líderes en todos los ámbitos: personal, político, social y de base. Para que todo lo que hay que hacer, se haga con un criterio razonable, coherente y lleno de sentido común, de manera que la sociedad sea más próspera, más útil, y por qué no, más feliz.

Por supuesto que existen opiniones maledicentes, nada honestas y que como no, pueden llegar a formar criterios igualmente nefastos para uno mismo y para los que le rodean. Es con estas opiniones y criterios contra los que hay que tener cuidado; se me ocurre que una herramienta eficaz (probablemente no sea la única ni la mejor) y fácil de adquirir, de utilizar: es la actitud. ¡Sí la actitud!, puede parecer banal, e incluso una trampa retórica ya que alguien podría preguntarse: ¿Qué es eso de la actitud, realmente?... "Querr, meloxpliken porfa"

La respuesta tendremos que buscarla cada uno de nosotros en nuestro interior y hacerlo de manera sencilla y profunda. Lo que descubriremos la mayoría de nosotros es que cuando nuestra actitud cambia, digamos que a positivo nuestras opiniones se hacen también mucho más positivas. Sí esto es así, parece obvio que nuestros criterios "de vida" por simpatía y analogía o atracción (que ahora está de moda la susodicha ley), serán como no, más positivos, en definitiva nuestra vida será más positiva de lo que lo era con anterioridad.

Pido disculpas por tanta repetición, que no sé si es falta de vocabulario o que realmente es a propósito, para recalcar lo que he querido exponer sin ambages. Y esto puede parecer filosofía de todo a cien o entelequias; pero es matemática pura y dura aplicada al día a día...

El cómo somos, lo qué somos, lo qué queremos ser, el cómo nos vemos, el cómo nos ve el mundo, el cómo vemos  los demás el mundo, es ante todo una cuestión de actitud ante la vida, y esta gira en torno a opiniones y criterios de lo que nos rodea. Y las opiniones que se convierten en criterios deben ser y estar acorde con nuestros objetivos, con el espacio y el lugar que deseamos ocupar en el momento que nos ha tocado vivir.

Yo por lo menos voy a tener cuidado con mis opiniones a partir de hoy para que mis criterios me respalden, en todo lo que hago tanto como en lo que soy. Mi actitud ante la vida y mis semejantes, esté secundada por unos sólidos criterios fundados en opiniones trabajadas.

Aunque sólo sea de pasada y para terminar, citar que no sólo la actitud es muy importante, sino que para mantenerla acorde con nuestros sueños y metas (opiniones y criterios) es de capital importancia confirmar y certificar que nuestro entorno y el ambiente en el que nos movemos, es sinérgico y suma energías positivas. Nunca al contrario, es decir,  que absorva nuestras energías, dejándonos huérfanos de criterios y opiniones. Y las que tengamos se muevan sobre arenas movedizas, anulando nuestra actitud positiva: Cuidadin, cuidadin!!

Fco. Javier Clavero Champsaur

Del Libro: ¿Abandonas? ¡Jamás abandones!

Reflexiones para la Motivación

 

 

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic