inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/11/2013 - Javier Clavero Champsaur Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Hacer, Hacer... Acción (Parte II)
La acción es una parte esencial del Triunfo Personal, nadie que lo haya conseguido lo ha hecho tan solo con pensamientos o conocimientos

... Esta última reflexión nos acerca a otro principio que también se cumple invariablemente (temprano o tarde); este es el secreto por el que debemos ser entusiastas, pacientes y perseverantes, para que: Cuando hacemos más de aquello que se espera que hagamos, el éxito estará en proporción directa a ese compromiso nuestro de hacer. y se dice, y muchas personas pueden corroborarlo, que cuando uno hace un trabajo mayor en cantidad y calidad de aquel para el que le pagan, al final el mundo acaba por premiarle pagándole por más de aquello que hace... Garantías: Ninguna!

Por si hacemos lo contrario, sí que tenemos la garantía de que no habrá premios, ni éxito, ni objetivos conseguidos, solo habrá decepción y frustración. Sin embargo cuando hacemos más de lo que se espera que hagamos, no solo nuestra capacidad de hacer más aumenta (de la maestría y la excelencia hablaremos en otras páginas). Nos da un pasaporte que nos brinda la oportunidad de buscar y encontrar el lugar que queremos y merecemos (temprano o tarde con entusiasmo, paciencia y perseverancia). Por el contrario si esperamos a encontrar el lugar, el puesto de trabajo ideal; para empezar a hacer más de lo que se espera que hagamos, tal vez y digo tal vez, por no decir con total seguridad, estaremos "oxidados". Al final quizás no seamos capaces de hacer ni el mínimo exigible, para medio mal vivir... Ejemplos "aílos" por doquier.

Ahora vamos con los temores y miedos cotidianos, que en muchas ocasiones nos retrasan, nos crean dudas, en definitiva nos paralizan y no nos dejan hacer, entrar en acción. Cuando estos miedos son razonables y son los que todos experimentamos en nuestra existencia; primero debemos reconocerlos como algo natural, normal, inherente al ser humano, nos dan prudencia, eliminan o controlan la temeridad. Estos nos dejan la valentía y la seguridad en uno mismo en su justa medida. Pues bien, cuando los hemos reconocido ya los tenemos medio vencidos.

Segundo, es una verdad "como un templo" que la mayoría de temores y preocupaciones que nos asaltan a diario, nos retrasan, no nos dejan hacer y despistan de nustros objetivos. Podemos confirmar, sobre todo por propia experiencia, la de todos, que estos ni han sucedido, ni suceden, ni probablemente sucederán. Entonces pues vamos a preocuparnos de lo que acontece y no de lo que no sucede que probablemente no sucederá ¿Estamos de acuerdo? Y

Tercero, esas cosas que tenemos que hacer pero generalmente nos da miedo hacerlas, enfrentarnos a ellas. El mejor camino es hacerlas con total consciencia y cuando veamos que no pasa nada, e incluso cuando las repetimos, comprobamos con cierta satisfacción, que sigue sin pasar nada, entonces, ese miedo habrá muerto, desaparecido. Si el saber y el conocimiento son necesarios, el hacer, el pasar a la acción, actuar es imprescindible para Triunfar y alcanzar nuestros sueños y objetivos

Fco. Javier Clavero Champsaur

Del Libro: ¿Abandonas? ¡Jamás abandones!

Reflexiones para la Motivación

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic