inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 12 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/03/2014 - Javier Clavero Champsaur Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
¿Parte del problema? ¡Mejor parte de la solución! (Parte I)
Los Problemas son asuntos de los que ocuparse no de los que preocuparse

Cuando tenemos un problema, una dificultad, una adversidad y no digamos si a ese problema lo consideramos un fracaso. Solemos sin darnos cuenta; alinearnos con el problema, es decir nos convertimos en parte de él alejándonos de esa forma de ser parte de la solución.

Generamos un círculo vicioso en el que las malas consecuencias del problema, no nos dejan ver con claridad lo que tenemos entre manos. A cada posible y tenue solución que se nos ocurre, casi antes de haberla planteado, ni tan siquiera definido, ya hemos creado las suficientes excusas como para deshacer esas posibles salidas o soluciones. Volvemos de esta forma a una espiral de pesimismo y apatía (junto con la ansiedad y el estrés que todo ello nos provoca).

Cuando es alguien, quien trata de ayudarnos, brindando ideas y cosas para hacer, incluso nos resulta mas fácil rechazarlas y crear las excusas más ingeniosas en explicaciones y argumentos para volver a rechazarlas. Y así seguir sin hacer nada de nada, lamentándonos por nuestra mala suerte. El kit de la cuestión está en un cambio de actitud y centrarse en la palabra "hacer"...Hacer es pasar a la acción, acción es el resultado de hacer, según el diccionario (ya lo hemos comentado).

Cuando entramos en acción, hacemos algo, lo que sea, pero tendente a buscar y aplicar; no basta con buscar posibles soluciones. Estas hay que ponerlas en práctica, aplicarlas, eso es "hacer" y podemos empezar a "hacer" a partir de un cambio de actitud en nuestra mente y en nuestra conducta. Alguien puede preguntar, ¿cómo se hace eso del cambio de actitud? Vamos a simplificarlo al máximo: lo hacemos porque queremos hacerlo, sin más. Una vez que queremos hacerlo y estamos convencidos de que lo vamos a hacer; si necesitamos ayuda la buscamos y tanto si la necesitamos como si no, actuamos.

Todos sabemos y algunos por propia experiencia, que para dejar de fumar lo primero que tenemos que hacer es estar plenamente convencidos de dejarlo, solo entonces somos capaces de dejarlo. Esto es cierto que lleva un tiempo, es decir, un proceso más o menos largo dependiendo de cada uno; unos sin ayuda y otros con la de terceros. Que se lo pregunten a alguien a quien el médico le ha asustado diciendo: O dejas de fumar o te mueres "en menos que canta un gallo"... (siento la licencia, pero es lo suficientemente clara para que se entienda a la perfección, eso es hacerlo porque uno quiere hacerlo)

Fco. Javier Clavero Champsaur

Del Libro: ¿Abandonas? ¡Jamás abandones!

Reflexiones para la Motivación

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic