inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 18 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/12/2014 - Javier Clavero Champsaur Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   8 votos
QUIÉN DIJO QUE ERA IMPOSIBLE
La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible Arthur C. Clarke

¿Quién te ha dicho que no es posible? Tres opciones hay y no más. La primera es que quien te lo dice, lo haga porque lo sabe por experiencia y trata de advertirte, de darte la información; más no sabe que está cortándote las alas, limitando tu vuelo, unas experiencias y vivencias que quizás deseas, o mejor necesitas para tu crecimiento interior... Agradece su buena voluntad. Sobre todo evalúa las opciones de hacerlo, chequea las consecuencias que puede acarrearte y toma las decisiones que creas más oportunas. Deja que tu mente y emociones se equilibren para decidir. La segunda opción es de aquellos "suertudos" (dicen que la suerte no existe, pero excepciones que confirman la regla, haberlas, hailas) que han conseguido llegar o mantenerse en la cuerda floja y ni saben cómo lo han hecho, ni les interesa averiguarlo y al ser consultados, su miedo a la pérdida de estatus o simplemente a compartir su lugar: te espetan que eso no es posible, que tan solo se producirá por arte de magia y que infinidad de factores deben alinearse, vamos que les ha pasado a ellos, pero ya está, a ti jamás te ocurriría.

Los terceros, esta es la situiación más triste, estos viven dentro de una prisión llamada temor, aunque ellos pretenden venernos que lo hacen en una morada llamada prudencia, previsión, cordura, incluso algunos la denominan humildad; ahí queda eso. Estos directamente te escupen el No a la cara metiéndole mil razones, para que no lo hagas; las mismas razones que para ellos han sido excusas para quedarse donde están, y para no quedarse solos, pretenden que todo el mundo more en su hábitat. De los tres estos suelen ser los más convincentes y casi los que llegan a apartarnos de nuestro camino, deberían llevar un letrero luminoso en la frente que nos advirtiera del peligro. Mejor no, saber reconocerlos es nuestra tarea, entender que deberían ser los que más fuerza nos insuflaran por aquello de devolverles esta pregunta: ¿Qué gran logro has conseguido en la vida que te haga valedor, para decir que esto no es posible? O mejor aún: No voy a decirte de lo que soy capaz... ¡Te lo voy a demostrar!

Si ya sé que entre estas opciones, están los intermedios, esa famosa escala de grises; como la mayoría de cosas con las que nos topamos y convivimos, ni son blancas ni negras. También en honor a la verdad, hay personas que nos animan a perseguir nuestros sueños, tan solo comparten que el camino es duro, no tiene atajos, el esfuerzo, la dedicación y la pasión nos tienen que asistir, entre otras coherentes, razonbables y sobre todo motivadoras palabras, que nos ofrecen. Estas personas son las que realmente debemos dejar que se acerquen, nos transfieren esa energía que tan necesaria nos es en nuestro caminar, y que otros a su vez, nos la roban o disipan de mil maneras diferentes, pero todas muy efectivas. Una vez más acabamos acercándonos a los entornos y su importancia, es cierta y verdad.

Si los padres buscan la mejor educación, los mejores colegios, las mejores actividades para sus hijos y nosotros por ende para nuestros descendientes. ¿Por qué muchas veces descuidamos y no buscamos los mejores entornos para vivir y convivir? Sí, ya sabemos que no siempre acertamos, que las cosas a veces acaban por no ser lo que parecían al principio. Sin embargo no creo que haya cadena tan fuerte, que uno no pueda ser capaz de romper, cambiar, variar y poner el foco en aquello que quiere. Requiere que quienes nos rodean, no pongan más piedras en el camino de las que ya de por sí vamos a encontrar y tendremos que bordear, saltar o quitar; para que podamos seguir en pos de nuestros sueños... Buscar una vez más a aquellos que crean en nuestros sueños y sobre todo en quienes te hagan soñar susurrándote al oído: ¡Es posible y tú, especialmente tú lo vas a conseguir!

Fco. Javier Clavero Champsaur

Escritor, Ponente y Ceo de Carpe Díem Propulsión

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic