inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 23 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
06/10/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Momentos del derribo de chabolas y limpieza de la zona hace escasos días.
Derruídas 19 chabolas en las que vivían familias rumanas en la calle Antonia Rodríguez Sacristán
Veinte familias de origen rumano abandonaron de forma voluntaria, el pasado 30 de septiembre, el solar privado que ocupaban desde hacía varios años.

Desde hace unos cinco años, varias familias de origen rumano se habían ‘adueñado’ de una parcela situada en el número 2 de la calle Antonia Rodríguez Sacristán. Allí, entre escombros, basura y suciedad construyeron sus ‘viviendas’ donde daban cobijo a sus familias, entre las que se encontraban algunos menores. Varias han sido las labores de limpieza que la Junta Municipal ha llevado a cabo en estos terrenos y varios también los intentos de desalojo. Pero como ya informamos en este periódico en noviembre de 2007, “nadie podía echar a estas familias sin tener una orden judicial. La Junta lo único que puede hacer es obligar a los propietarios del solar a mantener en perfecto estado de salubridad este terreno”, señalaban fuentes oficiales de la Junta. Los vecinos por su parte, ya habían protestado en varias ocasiones por los problemas que este asentamiento les producía. “La peor época es cuando viene el frío. Queman de todo para calentarse y el humo se extiende por toda la zona, incluso se mete en las casas”. 

Un diez para los servicios sociales
Después de varios intentos, por fin el pasado 30 de septiembre este poblado chabolista, situado en pleno centro de Carabanchel Alto, pudo ser desalojado. “Fuimos sin orden judicial y por eso suponíamos que no se iban a ir, o que sólo lo iban a hacer dos familias búlgaras, pero todo lo contrario. Desalojaron el solar voluntariamente y sin problemas”, explican desde la Junta Municipal. “Buena parte de que esto haya sido así es la gran labor que han venido desarrollando los servicios sociales durante estos años. Les han ayudado en todo, y también les han ido concienciando de que se tenían que ir de allí. Unos se han ido a campamentos, otros a pisos de Cáritas y otros se han juntado y han alquilado pisos entre varias familias”. 

Aprovechamiento del terreno
Ahora, cuando están a punto de finalizar las tareas de derribo de las 19 chabolas existentes y limpieza del solar, se empiezan a plantear opciones sobre el futuro aprovechamiento de estos terrenos. “De momento se va a vallar el solar con un bloque de hormigón y se van a hacer dentro zanjas para que no vuelva a ser ocupado. Pero ya se está pensando en abrir un vial e incluso en una posible ampliación del Centro de Salud Aguacate”, explican desde la Junta.
El concejal, Carlos Izquierdo, se ha mostrado muy satisfecho con los resultados de esta actuación “que da respuesta a la lógica y constante demanda de los vecinos del entorno que, durante años, han sufrido las consecuencias de proximidad a un asentamiento de estas características”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic