inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 22 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/10/2007 - José Ignacio García-Nieto Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Aclaración sobre la Parcela Timanfaya

En relación con el contenido del reportaje “Problemas de convivencia y choque de culturas traen de cabeza a los vecinos de la calle Timanfaya”, y dado que se menciona a mi persona (José Ignacio García-Nieto, secretario administrador de la Junta Administrativa de la Calle Timanfaya números del 2 a 18) en diferentes párrafos del artículo, me gustaría efectuar las siguientes aclaraciones:

1. En la Mancomunidad de la calle Timanfaya 2 a 18 de Madrid, conviven desde 1998, 120 familias de diversos orígenes en un edificio propiedad del Instituto de la Vivienda de Madrid. Entre nuestros vecinos se encuentran marroquíes, sudamericanos, españoles de to-das las regiones, y también miembros de etnia gitana.

2. Si bien es cierto, como manifiesta su artículo, que existen graves problemas de convivencia con diversas personas que residen en la finca, no es correcto afirmar que dichos problemas se centran en miembros de “etnia gitana” como se hace constar. Contamos en la finca con aproximadamente 15 familias de etnia gitana. Puedo decir que la gran mayoría de ellos se han adaptado perfectamente a la forma de vida y a las normas de convivencia que rigen la Mancomunidad. También conviene aclarar que muchos de nuestros problemas están originados por causa de personas que no residen en la finca pero que utilizan nuestras instalaciones.

3. Es cierto que algunos miembros de raza gitana manifiestan comportamientos como los descritos en su artículo, si bien me parece injusto generalizar el problema a todo este grupo social, pues no todos los comportamientos descritos en su artículo los cometen miembros de esta etnia. Reitero que muchas familias gitanas se encuentran perfectamente integradas en nuestra parcela.

4. Dejando claro que lo que tenemos en la finca es un problema de convivencia y no un problema de racismo o xenofobia, también he de matizar que las “carreras de motos” a que se refiere el artículo no son tales sino utilización de Quads como los que aparecen en las fotografías que obran en el reportaje.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic