inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 20 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
12/07/2012 - María Sánchez Martín Ávila Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El tabaco y las consecuencias

Madrid, 12 de junio de 2005

Una tarde subía por una cuesta y oí que pronunciaban mi nombre. Volví la cabeza, ví a una mujer un poco agitada. Le pregunté ¿qué te pasa?, y me dijo ¿quiero que escribas algo a mi hija?, y ¿por qué? contesté, porque fuma mucho, me replicó. Llegué a casa y me puse a escribir.

"Joven niña", cuidado con los humos, no dejes que te ensucien tu bonita rebeca. A las prendas delicadas siempre las hay que cuidar, que a veces se filtran suciedades de una manera muy honda, sin que haya nada para poderlas limpiar. No sirven detergentes, ni lejías, ni aguas de manantial para sacar las impurezas de esta fea suciedad. Solo vale una constancia y un poco de voluntad.

Una fuerza, una Fé, un saberse retirar de todas las chimeneas que producen malestar, perjudicando al mundo, sobre todo a los niños. Que un día jugando, probaron este vicio, el que ahora puedes dejar. Por muy duro que sea tú lo vas a intentar, con la ayuda de estas letras, que a tus manos llegarán.

¿Un escrito muy raro no?, por ser una expresión de una persona mayor, que a veces escribe en clave lo que le dicta su corazón.

ESCRITO ESTÁ, EL QUE TENGA OIDOS QUE OIGA Y EL QUE QUIERA ENTENDER QUE ENTIENDA.

"Pequeña niña", escucha. Dios escribe torcido con renglones derechos o viceversa. Los renglones torcidos, ¡qué duros son de llevar!. A mi, al cabo de muchos años, cuando menos lo esperaba me salió un renglón derecho.

Pero en esta tregua de tiempo, ¡cuántos tropezones di en esta vida!, subiendo una cuesta muy alta. ¡Qué largo y qué duro fue subir!, pero mereció la pena esperar y aquí me tienes con 70 años y con ganas de trabajar.

Y tú lo vas a intentar y a conseguir con un poco de sacrificio y fuerza de voluntad. Un consejo y un cariño de una amiga que no conoces. Yo nunca fumé ni bebí, nunca tuve vicios perjudiciales. Pero tuve contratiempos con mi salud. Cuando la medicina no estaba tan avanzada como ahora. Desde joven me quedó un riñón resentido por los cálculos que tanto me costó expulsar. Pero la Fé hace la fuerza y tu Fé te ayudará.

Este escrito fue hecho para una niña, pero hoy se lo dedico a todos los niños en plural. La evolución de la vida, a la juventud, puede causarles adicciones a otras sustancias más perjudiciales que el tabaco.

Niños cuidaros "vos" mismos, porque los padres no pueden ir ya detrás de vosotros. Mirar a los pajaritos que siempre respiran el aroma de las flores.

María Sánchez









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic