inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 23 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/12/2012 - María Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
María Sánchez.
Historia de mi niñez
Madrid, 11 de marzo de 2009.

Fui una niña
que a la escuela poco fui
y con ganas de aprender me quedé,
algo llevo dentro de mi interior
que siempre me hizo sufrir.

Con diez y once años
me tuve que poner a trabajar,
pero una ramita llevo dentro de mí
que nunca desarrollé,
me tuve que dar por vencida
pero el dolor dentro de mí lo llevé.

Cuando tenía 16 años
de un río me escapé
dejando allí la ropa
y de un pueblo a otro caminé,
para intentar poder recuperar
los estudios que un día obligada dejé.
No fue por gusto mío,
fue por las circunstancias de la vida,
pero aunque me empeñé
con 16 años ya no había nada que hacer.

La escuela ya no me pertenecía
y el dinero para estudiar por libre tampoco había,
así que frustrada me quedé,
con una espina clavada que siempre llevaré.

Es muy fuerte el dolor
cuando tienes tanto interés
y ver que nada puedes hacer
para recuperar el tiempo perdido,
porque mi dolor nadie lo supo entender.

Cada vez que lo intentaba
algo había que trucaba mis ganas de aprender.
Ahora con muchos años intento sacar algo de mí
que en aquellos tiempos no pudo ser.

Tuve unos años que a escondidas escribía,
pero tampoco me satisfacía,
porque cuando oía la puerta mis papeles
escondía,
y eso da poco placer.
Ahora asisto a talleres de mayores
y eso me da alegría y una plenitud libre
para poder desarrollar
lo que llevo dentro de mi ser.

Aunque a veces me avergüenzan
algunas faltas de ortografía,
pero esto me sirve de mucho
porque mis profesores me corrigen,
y veo que ponen mucho interés para que
aprendamos
lo que no pudimos en un ayer.

Fueron tiempos muy difíciles
que no teníamos dinero ni para poder comer.
Lo que si aprendimos fue a querer y ayudar al
prójimo
y eso es más bonito,
el dar cariño y alegría al que lo necesita,
para mi es más importante,
ayudar al necesitado, dar amor y alegría
por mucho que me duelan
las faltas de ortografía.

En el 2004 una mañana triste me levanté
y me dije, ya no escribo más,
y una metáfora sobre mí escribí,
pero esto no lo cumplí,
porque algo tengo dentro
que no lo puedo impedir,
tengo ansias de niñez
aunque a mi edad
ya no se puede suplir.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic