inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 21 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
12/07/2013 - María Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Homenaje al centro de la calle Calahorra y Montesa Nº22

Los mayores del centro de avenida Daroca Nº 344 queremos dar un agradecimiento al instituto de salud pública calle Calahorra número 11 por darnos esa ayuda que tanto necesitamos.
Creemos que hemos aprendido muchas cosas, para poder llevar nuestros años y mejorar nuestra calidad de vida.
Gracias a todo el personal que nos atiende y se preocupan por nuestra salud. Todo eso no tiene precio. Tiene un mérito y una bondad insuperables. Gracias a todos de parte de sus alumnos. Feliz 2013. Queremos seguir con nuestras clases compartidas en lo sucesivo.

‘Preconceptos sobre envejecimiento’
Compañeros, seamos positivos y llevemos el paso de los años con serenidad. No negarnos a lo que todavía podemos hacer, no pensar, ya no sirvo para nada. Cuando vayamos por la calle y veamos a una persona mayor triste y solitaria digámosle una palabra bonita, una sonrisa cuesta poco pero vale mucho.

Sabemos que tenemos que ser precavidos con ciertas cosas. Ejemplo de no subirnos a la escalera o a una banqueta. No hacer esfuerzos que nos puedan traer malas consecuencias. En la casa cuidado con el fuego, dejarlo siempre bien cerrado. Los grifos, alerta, evitar goteras a los vecinos. No encender velas a los santos, pueden provocar un incendio. No tener alfombras, ni ir de noche por la casa a oscuras, puedes darte un golpe o una caída. No abrir la puerta antes de saber quién llama. Que hay muchos tunos, por no decir mangantes.

Al salir de casa coger las llaves, cerrar la puerta y meterlas en un sitio seguro, es bueno tener bolso en el pantalón o falda estarán más seguras que en bolsos colgados, por si te dan un tirón. No dejarlas puestas dentro ni fuera. En un descuido tendrían que tirar de la puerta y eso traería gastos y disgustos a la familia. Que no tengan que echarnos la bronca, que ya nos la echan alguna vez sin motivos.
Para ir a comprar sería bueno hacer la lista. ¿Qué hace falta en la cocina? Aunque tampoco está mal si me olvido de algo, echar dos paseos y caminar un poco ejercitando los músculos. Es mejor pasear que estar sentado parte del día delante del televisor escuchando cosas que no entendemos.
Por la calle seamos prudentes. Alerta a los pasos peatonales. Semáforos nunca debemos cruzar en rojo. Aun cuando está en verde, precaución, porque hay conductores que vienen con prisa y alguna vez meten la pata o la pata en el acelerador. Esto se ve a diario. Aunque los mayores hay veces que tampoco respetamos las reglas y cruzamos indebidamente. Tenemos que prestar más atención y pensar en las clases de viabilidad.
Ejercitar la memoria
¿Actividades en casa? Hay muchos juegos que los podemos hacer solos. Juegos de cartas, sopas de letras, crucigramas, cálculo mental o con número. Escribir una historia de tus vivencias o inventada. Buscar palabras enlazadas, creo que podemos hacer cosas positivas para entretenernos. Leer pronunciando porque leer mentalmente nos perjudica la pronunciación.

Compañeros, mucha precaución. Pero seamos fuertes, todavía podemos dar mucho. Digamos aprender y enseñar, aunque en la juventud se vean las cosas de otra forma. Los mayores lo dimos todo para que ellos tuvieran lo que a nosotros nos faltó. Y los nietos alguna vez nos hacen algunas preguntas de cosas antiguas que los padres no lo saben.
‘Saber envejecer’, voy a incluir un tema, ¿creo que no lo debo incluir?, ¿o creo que sí?
Pero también pertenece a saber envejecer con resignación. Porque no es solo la salud lo que nos duele. A los mayores es la frustración que sentimos en ciertos momentos por no saber y no poder expresarte en público y con vergüenza nos damos por vencidos. Y en nuestro corazón sentimos el dolor, qué fue más duro que el hambre, porque el hambre lo sientes en tu interior, pero nadie lo ve.
Los fallos que tenemos nos hacen sentir mal y callarnos pero queda ahí, como el aire que pasa que no se deja ver, pero se hace sentir.
A los mayores nos tocó vivir una época dura, fueron tiempos difíciles en su día, aunque los llevamos con serenidad.
Pero cuando te has hecho mayor, te das cuenta de lo que te faltó.
Creo que esto pertenece a saber envejecer porque desahogarse también es salud.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic