inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 23 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/12/2012 - María Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Perdon por todo lo malo y quedaros con lo bueno. María Sánchez.
Mi tren fue así
Madrid, 22 de mayo de 2010.

Seis y media de la tarde. Hace media hora estaba buscando en mis archivos de mi árbol genealógico un documento y entre mis papeles he visto una carta, que me escribieron de Renfe, con fecha de 28 de febrero de 1997. Era una contestación porque había puesto una reclamación. Nos quitaron muchas estaciones de ferrocarril de Madrid y Salamanca, algunas las dejaron como apeaderos.
Cuando viajábamos en invierno no se veía, teníamos que ir muy atentos para no bajarte antes o después de tu destino. Yo pedí que ya que nos habían quitado la estación, pusieran un rótulo iluminado con los nombres de los apeaderos. Mi apeadero era Crespos, provincia de Ávila. No tardé en recibir una atenta carta, muy amable por su parte. Poco después pusieron el rótulo y arreglaron las vías, porque el tren pasaba por la última, la cual para subir o bajar nos veíamos mal por la altura y teníamos que cruzar tres vías por las piedras con el equipaje. Para mi fue una satisfacción y la respuesta favorable para el pueblo de Crespos, que no supieron porque fueron tan activos los de Renfe.
También pedí que pusieran un aparato mecánico dentro del tren que fuera anunciando cada lugar.
Yo hice la reclamación, pero el pueblo no supo quién la había puesto y yo preferí callarlo.
Tras leer esta carta, que se encuentra en mi carpeta de archivos de mis familiares a los que alguno no llegué a conocer, me puse a ver una película. Se trataba de un orfanato, es una película de las más bonitas que he visto. Me ha dado satisfacción verla y a la vez, por el texto y el final me ha llevado a coger el lápiz y ponerme a escribir.
“El final” un tren antiguo, como en los que yo viajaba tanto. Me he emocionado tanto, por tantas cosas paralelas de la vida. Tantos recuerdos. ¿El TREN.ESE.TREN? de nuestra vida que va pasando por las vías. A veces lento otras rápido. La antigüedad, de aquel tren los recuerdos de tantos viajes con mis hijos cuando eran pequeños.
En una ocasión cuando era joven, con un gallo de la mano con una cuerda atada por las patas en un tren de aquellos antiguos. Tuve que venir en la plataforma, con el gallo fuera de la verja. Hubo momentos que me entraron ganas de quitarle la cuerda y tirarle al campo. Pero era un favor que me pidieron que hiciera y aguanté hasta el final. Al menos la mujer le podía haber metido en una caja. Pocas luces aquella persona mayor me causaba pena ¿y el pobre gallo que culpa tenía? Cosas que pasan. Cuantas historias. Ese tren cuantas vueltas ha dado en la vida. Me pongo a pensar y me emociono y no sé cómo redactaría todo esto que siento, y me pregunto con lágrimas ¿por qué Dios?, dime ¿es que estoy un poco mal? ¿O es que llevo algo por dentro que no puedo entender?
Hay veces que me pongo a escribir y no redacto como quisiera ¿o es que mi expres se va deteriorando? Se va quedando lento, este tren se siente viejo y cansado, ya no puede ir por la vía de la vida con aquella rapidez. Tiene las ruedas gastadas de tantos recorridos y tantos esfuerzos y piensa que llegará el día que se quedará en la vía aparcado como el que estuvo en Vicálvaro parado tantos años, porque estaba viejo. Pero el tren de Vicálvaro creo que sirvió para hacer algún rodaje de la Pantera Rosa, la serie de dibujos animados que fue emitida en televisión. Pero el tren de una persona mayor, llegará el momento que no se podrá mover. Aunque también dejará su historia, para su generación venidera.
Mi tren fue muy rápido e intenso, su transporte lo llevaba como una pluma, pero la pluma se va pegando al suelo. Se ha vuelto perezosa y pesada. Serán los años que no perdonan. Pero creo que cada persona cuando disminuye su ritmo y se pare a descansar, habrá dejado algo valioso de su pasado. Sus historias, cuentos, recuerdos y los que vienen detrás lo recordarán leyendo sus memorias. Aunque todos erramos en la vida y ya no hay tiempo para rectificar. El pasado ya está hecho y lo hecho, hecho está. Perdón por lo malo y quedaros lo bueno.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic