inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 25 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
25/11/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El incendio de Lavapiés obligó a desalojar parte del edificio.
17 heridos leves en Lavapiés tras un aparatoso incendio
El Samur-Protección Civil atendió a 17 personas. De ellas nueve fueron dadas de alta en el lugar y ocho evacuadas al hospital, seis al de la Concepción y dos al Niño Jesús.

Sobre las 17.45 horas del pasado 24 de noviembre se iniciaba, en el primer piso del número 14 de la calle Aravaca, un aparatoso incendio que obligó a que se desalojara el edificio. El piso en el que se originaron las llamas tenía dos plantas y en cada una vivían, en condiciones de hacinamiento, dos matrimonios indios y sus hijos.

Tres dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid procedieron al desalojo de las dos primeras alturas del edificio. Asimismo, sofocaron media hora después el incendio del piso, cuyas habitaciones quedaron totalmente arrasadas por las llamas. En el incendio trabajaron miembros del equipo Québec de Bomberos del Ayuntamiento, un grupo especializado en fuegos, explosiones y deflagraciones que han analizado los gases del fuego, un dato fundamental que fue de gran utilidad para los sanitarios. 

Ocho personas evacuadas
Por su parte, sanitarios del Samur-Protección Civil, instalaron en la calle un pequeño hospital de campaña, en el que se atendió al menos a 17 personas por intoxicaciones provocadas por la inhalación de humo, pero ninguna por quemaduras. Nueve fueron dadas de alta en el lugar, mientras que otras ocho -siete niños y un adulto- fueron evacuadas al hospital, seis al de la Concepción y dos al Niño Jesús. Todos ellos están leves salvo un adulto, que presentaba heridas moderadas. 

La portera del edificio confirmó las condiciones de hacinamiento en las que vivían los inquilinos del piso siniestrado. Los vecinos aseguraron que “es necesario que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto y controle la sobreocupación que se produce en este tipo de viviendas”. Además, denunciaron que los comercios mayoristas de la zona “son un polvorín ya que si se origina un incendio, se multiplica el peligro al estar situados en los bajos de edificios muy antiguos y sin medidas de seguridad”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic