inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 23 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
25/04/2007 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Las obras de la M-30 descubren importantes yacimientos arqueológicos de la ciudad
Alberto Ruiz-Gallardón y el consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas, inauguraron el 9 de abril una exposición en el Museo de los Orígenes donde se recogen estos hallazgos bajo el título “M-30. Un viaje al pasado”.

Las obras de soterramiento de la M-30, además de mejorar el tráfico de la ciudad y acabar con la paciencia de los conductores madrileños, han servido para recuperar importantes restos arqueológicos y paleontológicos en varias excavaciones dirigidas por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas, inauguraron el pasado 9 de abril una exposición  en el Museo de los Orígenes (Casa de San Isidro) donde se recogen estos hallazgos bajo el título “M-30. Un viaje al pasado”.

La muestra propone un recorrido por la historia de la ciudad to-mando como eje constructor su río. “El Manzanares -recordó Gallardón-, a pesar del histórico desdén con que ha sido tratado, ha desempeñado el papel que otros grandes ríos cumplieron en otras ciudades: generador de urbanismo, abastecedor de agua y marco de importantes proyectos”. Sus riberas constituyen un yacimiento arqueológico y paleontológico que abarca desde el Terciario hasta nuestros días. Una riqueza no siempre conocida y que gracias a esta exposición se acerca a los madrileños hasta el próximo 30 de septiembre.

En total, se han reunido 252 piezas entre monedas, cerámicas y demás restos peleontológicos. El inicio del viaje remonta al visitante 16 millones de años atrás, cuando Madrid se mostraba como una amplia sabana en torno a un lago central poco profundo. Así, dos yacimientos han aportado abundantes fósiles de especies extintas como rinocerontes, mastodontes, cérvidos, bóvidos, javalíes, tortugas y carnívoros, así como una gran cantidad de restos de pequeños vertebrados como roedores, lagomorfos, insectívoros y quirópeteros.

La segunda etapa traslada al visitante a los márgenes de un joven río Manzanares, que empezó a ser frecuentado por homínidos desde hace 300.000 años. Se muestran los modos de vida  de las comunidades prehistóricas que ocuparon el valle. Los restos encontrados abarcan todas las fases de la Prehistoria: Paleolítico inferior, medio y superior, Epipaleolítico (no ducumentado hasta ahora en Madrid), Neolítico, Calcolítico, Edad de Bronce y de Hierro.

La tercera fase remonta a la fundación de la ciudad y a la llegada de la capitalidad en el año 1561. Entonces los márgenes del Manzanares se empiezan a ocupar con lavaderos, canales artificiales, puentes, etc. Se ha recuperado, por ejemplo, una villa romana junto al Puente de Segovia, así como cerámicas de las épocas islamista y cristiana. Y el final de la muestra nos lleva a los dos últimos siglos de nuestra historia, desde los incipientes usos industriales de las aguas hasta la “domesticación” definitiva del río.

Este recorrido por la historia, posible gracias al progreso del presente, es una buena ocasión para comprender y conocer mejor nuestro pasado y el de la ciudad.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic