inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
22/01/2008 - Veronica González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Las plazas de las Descalzas y de San Martín también reclaman la atención municipal
La mendicidad y la suciedad se han apoderado de los jardines, así como de los accesos del aparcamiento público que se sitúa en uno de los laterales.

Las plazas de las Descalzas y San Martín son dos de los lugares con más encanto de la capital pero también de los más desconocidos por su especial ubicación. Presididas por el convento de las Descalzas, se sitúan a escasos metros de la Plaza Mayor, de la Puerta del Sol y del ajetreo comercial de la calle Preciados, sin embargo, desde hace meses, la degradación de la zona se ha convertido en la principal preocupación de los vecinos y los comerciantes del entorno.

La mendicidad y la suciedad se han apoderado de los jardines de ambas plazas, así como de los accesos del aparcamiento público que se sitúa en uno de los laterales. Tanto es así que muchos vecinos evitan transitar por la zona ante la inseguridad que produce la presencia constante de indigentes y punkies, durmiendo en los bancos o bebiendo cerveza a cualquier hora del día. Incluso una joven pareja ha instalado allí su propia “casa” de cartón para resguardarse del frío invernal. Los habituales de la zona comparan la situación de estas plazas con lo que ocurre en calles tan mencionadas como Desengaño, Ballesta o la Plaza de la Luna, eso sí, sin prostitución. Por ello, reclaman la atención de los responsables municipales y piden que también aquí adopten medidas que devuelvan este entorno a los vecinos y a los turistas de la capital.

Muy cerca de allí, en la Plaza de la  Ópera o en la Plaza de Oriente se repite la misma historia al caer la noche en la ciudad. Decenas de ‘sin techo’ combaten el frío en cajeros automáticos, viejas tiendas de campaña, en cartones o en huecos improvisados que dejan los setos de los jardines. Una imagen que perjudica a los comerciantes y a los residentes que son testigos habituales de altercados, enfrentamientos y robos en la zona.

Difícil solución
La mendicidad y lo que la rodea es uno de los grandes problemas del distrito Centro. Un problema sin fácil solución pues en la mayoría de los casos, estas personas rechazan las ayudas sociales y prefieren dormir en la calle antes de acudir a los albergues municipales. 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic