inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 16 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
23/04/2010 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El antes de una de las tiendas.
El después de esa misma tienda.
El color ha llegado al barrio gracias a los comercios.
El Triángulo de Ballesta reconvertido en un barrio lleno de color, moda y oportunidades
La Asociación de Comerciantes Triball ha promovido la regeneración de esta zona caracterizada por la prostitución, droga y delincuencia.

Hasta hace aproximadamente 3 años, hablar de la Plaza de la Luna y la de San Ildefonso, o de las calles Ballesta, Desengaño y Corredera Baja de San Pablo era hablar de prostitución, droga y delincuencia. Hoy los comercios y locales de ocio, todos ellos con tendencias innovadoras, han invadido sus calles convirtiendo esta zona en el nuevo epicentro cool de la ciudad. Ahora se hace llamar Triángulo de Ballesta, y su renacimiento se debe en gran medida a la labor de la Asociación de Comerciantes Triball, que hace de intermediaria entre los comerciantes y los dueños de los locales.

Un claro objetivo
Este entorno, muy próximo a Gran Vía, estaba poco explotado comercialmente pero, sin embargo, tenía mucho tirón social, sobre todo entre el público joven. Esta fue la razón que llevó a Triball a volcarse de lleno en su regeneración, llevando a cabo un impresionante lavado de cara de este barrio, proporcionándole así un futuro prometedor como está teniendo.

Charo Díez,  responsable de comunicación de esta asociación, ha explicado a EL DISTRITO que, desde que llegaron a la zona en 2007, el trabajo y el esfuerzo ha sido continuo pero gratificante. Triball y sus 160 asociados han creado aproximadamente 198 puestos de trabajo. Pero el resto de comercios de la zona, los colegios de alrededor, las asociaciones de vecinos y el propio Ayuntamiento también están participando en el renacimiento de este rincón de Madrid, que ya se consideraba perdido.

El nuevo mundo
Si algo caracteriza a este ‘nuevo’ barrio es el aire cosmopolita, moderno y trasgresor que se respira a cada paso. Las tiendas de ropa y artículos no pertenecen a las grandes marcas comerciales conocidas por todos, sino a jóvenes diseñadores de moda alternativa, con mucho aire vintage, muy personalizada y exclusiva aunque popular. Sus bares y cafeterías, siempre originales por su decoración, ofrecen un ambiente único; las peluquerías están regentadas por nuevos talentos de la estética; también hay una bombonería, varias papelerías y tiendas de maquillaje, entre otros muchos comercios. Además, en el interior de algunos de ellos se esconde un rincón, a modo de pequeña sala de arte, para exposiciones o presentaciones de jóvenes artistas emergentes de diferentes disciplinas.

“La unión que existe entre los comercios está siendo la clave del éxito”, comenta Charo. Y es que, se conocen entre ellos y colaboran en las iniciativas de los demás aportando lo que pueden, contribuyendo al éxito de su propio negocio y del barrio como conjunto. De hecho, desde la Asociación Triball se han puesto en marcha numerosas iniciativas en las que participan todos ellos, como es el caso de la promoción de la película Alicia en el País de las Maravillas, durante el pasado fin de semana; la pista de patinaje que instalan en Navidad; la celebración del Día del Medio Ambiente, por lo que la Comunidad de Madrid les otorgó un premio en 2008; o la próxima campaña que van a lanzar para la concienciación de un ocio nocturno responsable y sin ruido, fomentando el respeto a los vecinos.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic