inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 15 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
23/02/2007 - Verónica González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos de Lavapiés denuncian un mercado de droga frente a los portales de sus viviendas
Un grupo de afectados acudió al ultimo Pleno del distrito para exigir medidas que eliminen la marginalidad y recuperen la tranquilidad del barrio.

No cabe duda de que el barrio de Lavapiés es una de las zonas más conflictivas y polémicas del distrito Centro. Ya sea por los comercios mayoristas, por las infraviviendas, por la suciedad o por el tráfico de drogas; un día sí y otro también este lugar de la ciudad, a la vez emblemático y castizo, se convierte en noticia muy a pesar de sus vecinos y defensores.

Precisamente, un grupo de estos sufridores residentes en Lavapiés, reunidos espontáneamente y a título personal, denunciaron en el último Pleno Municipal del distrito el progesivo deterioro de su barrio, haciendo hincapié en materias como la seguridad y la limpieza de sus calles.

Con total impunidad e incluso con descaro, los aledaños a la Plaza de Lavapiés se han convertido en un mercado público de sustancias ilegales y artículos robados. Los vendedores, muchos de ellos magrebíes menores de edad, no dudan en ofercer su mercancía a gritos y a plena luz del día, amedrentando si fuese necesario a cualquier peatón que cruza la zona. Los vecinos están hartos de la situación y no pueden dejar de sentir miedo al salir a la calle porque son constantes los atracos y las agresiones.

Los residentes de Lavapiés son testigos del incumplimiento diario de la normativa que impide beber alcohol y consumir drogas en la vía pública. Los espacios comunes del barrio, ocupados habitualmente por mendigos y drogadictos, acumulan litronas, botellas y desechos de todo tipo sin que las dotaciones de limpieza de la zona puedan impedir  los elevados niveles de suciedad.

Por todo ello, muchos vecinos del barrio se plantean cambiar de residencia como última solución al problema pero antes de abandonar exigen a la Junta Municipal medidas que frenen el deterioro de Lavapiés, eliminen la marginalidad que viene de fuera y recuperen la normal convivencia del barrio.

El concejal del distrito, Luis Asúa, consciente de la situación, se reunió el pasado 13 de febrero con los vecinos y recorrió, junto al jefe de la Policía Local, las calles más conflictivas como Lavapiés, Jesús y María o la Plazuela de Campillo de Manuela. Como primeras iniciativas, Luis Asúa anunció un operativo especial de vigilancia con labores de prevención y disuasión para erradicar el mercado de droga establecido y el estudio de una remodelación para devolver el protagonismo de la calle a los vecinos. En cuanto a la suciedad, se intentará incrementar la frecuencia de paso de los servicios de limpieza para adaptarlo a las necesidades reales del barrio. Además, el concejal de Centro se comprometió a mantener el contacto con los residentes de la zona, principales perjudicados, con el objetivo de intercambiar información y aunar esfuerzos en la recuperación del centro de la ciudad. Todas estas medidas completarán otras actuaciones emprendidas por el Ayuntamiento en el mismo sentido.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic