inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 21 de enero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
23/09/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Fachada del Patio Maravillas en una de sus manifestaciones por la defensa de este ‘centro social'.
Ver además...
El Patio Maravillas se resiste a ser desokupado bajo el lema ‘el patio vive, la lucha sigue’
El Patio Maravillas vive sus días amenazado por el desalojo
Más de 3.000 personas reivindican la okupación legítima
Desalojado el edificio de la calle Libertad 24 donde vivía una decena de okupas
Actividades culturales en el Patio Maravillas
12 trabajadores hacen frente a 12.000 expedientes de ayuda en el centro social Maravillas
Desalojan el centro social Patio Maravillas
Desalojan y tapian el Patio Maravillas de Madrid
Los ocupas del Patio Maravillas toman otro edificio
Los okupas del patio Maravillas decoran el edificio a su gusto
Los okupas de Patio Maravillas buscan instalarse en un emblemático edificio de Alberto Aguilera
Patio Maravillas niega que se les vaya a ceder el palacete de la calle Alberto Aguilera
Vecinos de Malasaña denuncian la suciedad y el ruido producido por el Patio Maravillas
La razón por la que los vecinos no aguantan más es por el incumplimiento de un pacto de convivencia que ambos bandos firmaron hace unos meses.

Actos incívicos, estruendo y suciedad. Estas son las principales quejas de los vecinos de Malasaña respecto a las actividades de los ‘residentes’ en el Patio Maravillas. El conflicto viene de atrás pero ahora se ha acrecentado con las protestas vecinales de los últimos días y la negativa, por parte de los vecinos, a una reunión con el colectivo okupa por no cumplir el pacto de convivencia que ambas partes firmaron hace unos meses. Dicho pacto, según afirman los vecinos, comprometía al centro a hacer todo lo posible por erradicar el ‘botellón’ que se suele realizar en la calle Acuerdo, lugar donde se encuentra el Patio, y limitar, en la medida de lo posible, el ruido que generan sus conciertos y fiestas. “Del resto de actividades culturales y sociales no tenemos queja -afirmaba un portavoz vecinal-, pero lo que no podemos permitir es que no respeten las normas básicas de civismo y convivencia”. Los vecinos aseguran que para pedir que abran la puerta del edificio “gritan o silban” y que siguen cediendo sus sillas al grupo de jóvenes que pasa las tardes y noches frente a su puerta, “bebiendo o intimidando a los vecinos que van a sus casas”. 

Los representantes del Patio Maravillas, por su parte, aseguran que ellos han cumplido con las normas para evitar el ruido, “pero no podemos hacer nada por el ‘botellón’ que se hace en la calle. Hemos llegado a pegar carteles para evitar esta situación, pero los han quitado”. 

Una solución inmediata
A pesar de ello los vecinos aseguran que no pueden aguantar más la situación y han pedido que las asambleas y asociaciones de vecinos del barrio manifiesten su postura públicamente. Asimismo, pidieron al Ayuntamiento de Madrid, frente a la “pasividad” actual, que exponga una postura oficial sobre la situación en la que viven “desde hace más de dos años”. Además, reclamaron al Defensor del Pueblo que emita su informe correspondiente “a pesar de que ya se han superado todos los plazos que la norma exige sobre este asunto”; y que los partidos políticos “que han expuesto públicamente su apoyo a este colectivo manifiesten también su postura frente a los problemas que padecemos los vecinos”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic