inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 24 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/12/2008 - Elisabet Martínez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Coordinadores y organizadores tras una enorme montaña de juguetes recibidos.
Hasta el 23 de diciembre, intercambia un muñeco por una sonrisa
Se trata de la Campaña Navideña de Recogida de Juguetes que coordina Proyecto Hombre. El pasado año se repartieron más de 4.400 juguetes entre las distintas asociaciones que atienden a niños sin recursos.


Porque a todos nos gusta sentirnos un poco niños, provocar un gesto amable y ver sonreír a los más pequeños; por eso, porque Papá Noel y los Reyes Magos son universales, porque son capaces de colarse cada  Navidad en todas las casas, este año ningún niño se quedará sin su regalo. Al menos así lo pretenden los jóvenes que acuden al centro de día de medidas judiciales, que se ubica en la calle Donoso Cortés, 61, enmarcado dentro de las comunidades terapéuticas de Proyecto Hombre. Llegaron a él para adquirir ciertas habilidades sociales que creían olvidadas y, desde hace ya cinco años, contribuyen a sacar adelante la Campaña Navideña de Recogida de Juguetes. 

Hasta el día 23 de diciembre este centro recoge todos los juguetes usados que le llegan. Es la primera fase de la campaña y consiste en su difusión. Para ello, los menores encargados de su organización han elaborado una carta que comienza así: “Somos Melchor, Gaspar y Baltasar, los Reyes Magos de Oriente”. En ella, sus majestades piden ayuda a los niños  para ayudar a su vez a otros menos favorecidos. “Vamos a pediros que seleccionéis aquellos juguetes que ya no os gustan para que podamos mandarlos a los niños que más lo necesitan, aquellos que no tienen papá o mamá o a aquellos que están solitos en el mundo”, para concienciar a los más pequeños.

La difusión funciona. La sala empieza a tener color, los juguetes se amontonan para ser limpiados y reparados. “Resulta gratificante ver cómo la gente responde”, apunta Pablo Pérez, coordinador de la campaña, mientras escoge el color del papel con el que envolverá cada regalo.

La última fase es el reparto. De él se beneficia un gran número de asociaciones que previamente han solicitado un número de piezas. Un ejemplo, es el de la Asociación So-lidaridad con Madres Solteras (ASMS) que el año pasado solicitó  30 juguetes para niños de 0 a 2 años, o el Colegio Español de Malabo de las Hermanas Salesia-nas al que se destinaron casi 2.800 (de 4 a 16 años) y otros 700 juguetes (de 0 a 3).

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic