inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 24 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/07/2007 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Uno de los asesinos de Sandra Palo pasa a prisión
'El Rafita', asesino de Sandra Palo, quedará libre
Rafael García, 'El Rafita' queda hoy libre de la Justicia
‘Rafita’ declara hoy ante el juez de Alcorcón
Rafita es puesto en libertad tras declarar ante el juez
Rafita se marcha de la localidad de Alcorcón
Libertad bajo vigilancia para otro de los asesinos de Sandra Palo
Una vergonzosa decisión de la Audiencia de Madrid deja en libertad a otro asesino de Sandra Palo.
Detienen al hermano de 'Rafita' tras atropellar a un hombre en Moratalaz
Premios de la Asociación Sandra Palo para defensa de las libertades
Detienen a El Rafita por robar un coche y atacar a un policía
La madre de Sandra Palo: "Rezo para que a Rafita le hagan la vida imposible"
El Rafita cumplirá 10 meses de cárcel por reincidencia en varios delitos
Detenido uno de los asesinos de Sandra Palo por robar en un hotel en Ciudad Lineal
Más de 400 personas mostraron su rechazo a la ley del menor en la Plaza de Chamberí
Los congregados guardaron un minuto de silencio por la memoria de la joven Sandra Palo, cruelmente asesinada el 17 de mayo de 2003.

“A quien mata como un adulto hay que juzgarle como un adulto”. Esta frase pronunciada por María del Mar Bermúdez, madre de la asesinada Sandra Palo, resume a la perfección el sentir de los centenares de personas que se concentraron en la Plaza de Chamberí el pasado 26 de junio para mostrar su apoyo a la familia y su rechazo a ley del menor vigente. Una ley que, en opinión de María del Mar, “es absurda y proporciona impunidad a los asesinos”.

Al inicio de la concentración, los asistentes guardaron un minuto de silencio en honor a la memoria de esta joven getafense de 22 años que falleció el 17 de mayo de 2003 víctima de un cruel asesinato. Las circunstancias del crimen -fue secuestrada, violada, atropellada y quemada- y la lucha que los padres de Sandra han encabezado durante estos años ha conmocionado a la opinión pública y a las administraciones políticas que se encuentran inmersas en un debate acerca de la necesidad de endurecer los delitos de sangre cometidos por menores de edad. Conmovida por el apoyo recibido, la madre de Sandra quiso agradecer a los asistentes su respaldo en una lucha que calificó de “tenaz y estéril”, no sin antes dedicar unas palabras a las familias de las víctimas de asesinatos y de los pequeños Yéremi y Madelaine, desaparecidos desde hace unos meses.

“Todas las personas deberían apoyar esta causa para conseguir que, de una vez por todas se cambie la ley del menor”. “Nadie está exento de verse envuelto en una situación de este tipo, así que tenemos que reclamar un cambio en la ley que es justo”, manifestaban algunos de los asistentes.

En el acto también estuvieron presentes el vicepresidente segundo y consejero de Justicia y Administraciones Públicas, Alfredo Prada, la concejala del distrito, Isabel Martínez-Cubells y miembros de la Unión Democrática de Estudiantes de Madrid (Udem), quienes quisieron unirse a la familia de Sandra para solicitar el endurecimiento de las penas por delitos graves. Así lo manifestó Prada y así se lo comunicará al ministro de Justicia, Mariano González Bermejo en su próximo encuentro. El objetivo no es otro que conseguir que el menor conflictivo, al cumplir la mayoría de edad, pase del centro de internamiento a la cárcel. “De este modo -manifestó Prada-, se evitarían situaciones como la de `Rafita´, que debe tomarse como ejemplo precisamente para remover la conciencia de los políticos y para que no se vuelva a repetir”.

Un día después de la concentración, `Rafita´, uno de los asesinos de Sandra, abandonaba el centro de menores donde ha permanecido internado 4 años. Tras cumplir la mayoría de edad, ha sido trasladado a un centro de régimen abierto situado fuera de la Comunidad de Madrid. Unas nuevas condiciones que hacen cuestionarse a la ciudadanía lo ‘barato’ que resulta arrebatar una vida humana.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic