inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 15 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/12/2010 - Maider Mayayo Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Imagen de la calle Covarrubias, donde se cometió el delito, en agosto de 2008.
Piden 22 años de cárcel para el presunto asesino de su esposa en la calle Covarrubias
El crimen se cometió el 31 de agosto del año 2008, cuando a la mujer se le asestaron más de 50 puñaladas en el interior de su domicilio.

El próximo 13 de diciembre, un jurado popular de la Audiencia Provincial de Madrid juzgará a un hombre como presunto asesino de su esposa. El crimen ocurrió el 31 de agosto de 2008 en el domicilio de la pareja, en la calle Covarrubias. Pese a que la víctima intentó defenderse, fueron más de 50 puñaladas las que acabaron con la vida de esta mujer de 53 años. Se le asestaron 54 puñaladas en la mama izquierda, que penetraron hasta el hemitórax izquierdo, pulmón izquierdo y corazón. La víctima también presentaba tres heridas incisas en el cuello; tres heridas en el brazo izquierdo; una en la pierna izquierda, otra en el muslo derecho, y tres heridas punzantes en el abdomen. 

La mujer falleció por hemorragia masiva a causa de una rotura cardiaca múltiple. Tras morir, el procesado lavó el cadáver con alcohol y agua oxigenada, y llamó a la Policía Nacional.

Cárcel para el acusado
El fiscal ha solicitado 22 años y medio de cárcel para Juan Manuel C.R., por un delito de asesinato, con el agravante de parentesco. Además, se pide que indemnice con 150.000 euros a cada uno de sus tres hijos. 

En la instrucción, el fiscal ha relatado cómo fue el caso. Según su propio testimonio, la víctima estaba viendo la televisión en el comedor de la vivienda conyugal cuando el acusado se dirigió a la cocina a coger tres cuchillos, con largos de hoja de 11,5 centímetros, y otro jamonero de 22,5 centímetros. Tras apoderarse de estos utensilios, comenzó a asestarle las múltiples puñaladas causantes de la muerte, con el objeto de producirle “un sufrimiento desproporcionado y un dolor innecesario para la finalidad que pretendía”, según argumenta el fiscal. 

Vecinos indignados
El día del crimen, los vecinos de la pareja no daban crédito a lo que había pasado. Sorprendidos, aseguraban que “no habían oído nunca discutir a la pareja”. 

Por su parte, el acusado no había sido denunciado nunca por su mujer y no tiene antecedentes penales.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic