inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 26 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/12/2009 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Enrique Tierno Galván eligió este lugar para el Dragón.
Comienza la cuenta atrás para el adiós del Dragón
Finalmente, y tras el acuerdo alcanzado entre PP y PSOE, el emblemático dragón de La Elipa podría estar viviendo sus últimos días.

 

Siempre guardián de La Elipa, como un vigilante a las puertas de la Avenida de Marqués de Corbera. Compañero de recuerdos y batallas de varias generaciones de Ciudad Lineal, y testigo directo del paso del tiempo. Ese Dragón que por su boca no expulsaba fuego, sino niños, finalmente dirá adiós a su barrio para siempre.

Sustitución del dragón
A pesar de que en 2008, los grupos políticos y la Asociación de Vecinos de La Nueva Elipa llegaban a un acuerdo para el mantenimiento y cuidado de este icono del barrio, el pasado 22 de diciembre se firmaba su sentencia de muerte. El PSOE de Ciudad Lineal proponía ante el Ejecutivo la sustitución del mítico monstruo verde por otra obra escultórica que homenajee a este mismo. “Nadie quiere perder al Dragón, pero su situación es peligrosa”, decía el PSOE. La forma de elegir esta nueva escultura será por medio de un concurso para el que ya se empieza a pensar en un patrocinador.

El equipo de Gobierno aprobaba y daba el visto bueno a esta idea, ya que el Dragón “a pesar de todo lo que se ha hecho por él, está en un estado lamentable”, añadía el portavoz popular.

¿Es que a nadie le da pena?
Los únicos que se han posicionado en contra de la desaparición de este emblema de La Elipa, además de numerosos vecinos, ha sido el Grupo Municipal de IU.

“Si el Dragón ha llegado a esta situación ha sido por la dejadez del PP y el poco cuidado que ha recibido”, aportaba uno de sus portavoces. A pesar de que el concurso les parece buena idea, consideran que lo mejor hubiera sido haberlo cuidado con ganas, ya que se trata de un símbolo en Ciudad Lineal, y no se habría llegado a este punto. 

“Queremos seguir teniendo el símbolo del barrio, no un símbolo que nos recuerde al verdadero símbolo”, añadía IU. Ahora sólo queda esperar a ver cuál es la reacción de la mayoría de la ciudadanía, cuando sepan que este ‘fantástico’ vecino desaparece de su rutina.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic