inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 18 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
28/09/2015 - Alejandro Melgares Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   8 votos
Fachada de la galería de alimentación La Elipa. /Desi Rodríguez
Comerciantes abiertos en la galería. /Desi Rodríguez
Comerciantes cerrados y abiertos en la galería. /Desi Rodríguez
Fernando de Dios, presidente de la galería de alimentación. /Desi Rodríguez
Denuncian la alegalidad e insalubridad de la galería de alimentación de La Elipa
El Ayuntamiento de Madrid ordenó su cierre inminente en diciembre de 2014. El presidente del mercado se defiende ante la oleada de inspecciones a las que son sometidos

Sin licencia municipal de apertura ni actividad, desde 1964 permanece abierta la histórica galería de alimentación de La Elipa, un referente en las compras de los vecinos del barrio y que está relegada al olvido. Tan solo permanecen abiertos 15 de los 113 establecimientos que la componen, y quienes se atreven a cruzar sus puertas lo hacen con el peligro que ello conlleva. Las instalaciones eléctricas “son un peligro”, según algunos comerciantes, a lo que se suma que el edificio incumple las normativas de accesibilidad, ventilación, gestión de basuras y prevención de incendios, tal y como determina un informe arquitectónico. A esto se une que recientemente los locales han sido sometidos a una inspección sanitaria y, según fuentes cercanas al mercado, a uno de los trabajadores le requisaron el género de alimentación. Para rematar, una orden de clausura, fechada en diciembre de 2014, amenaza con el cierre de la galería.

Ante esta situación de alegalidad e insalubridad, el Ayuntamiento de Madrid propuso antes del verano la creación de un patronato de comerciantes. El consistorio les ha pedido a los propietarios que regulen las licencias de funcionamiento y actualicen las instalaciones para que reabran los negocios o sean traspasados. El problema viene cuando los dueños de los establecimientos clausurados son jubilados, como el caso de Juan Navarro, que fue empleado de la limpieza allí durante 18 años y tiene dos locales sin funcionar. “No queremos que se lleven a cabo obras, pagamos como si estuviera todo el mercado abierto y hay que hacerle un ITE el año que viene”, expone Juan. Con 68 años y un sueldo de 1000 euros abona más de 100 euros al mes en mantenimiento, IBI y tasa de basuras, con el temor de que encima se le imponga una sanción en caso de que se lleven a cabo reformas que no podría asumir.

“Los comercios abiertos se mantienen con el dinero que pagamos toda de la comunidad”, declara Mª Carmen Galiano, dueña de dos locales cerrados. A sus 61 años y tras trabajar 38 años de autónoma, en paro y sin ayudas, ansía con que llegue su jubilación. En su opinión, los propietarios de los locales de la galería “hacen el paripé, algunos tienen su puesto a nombre del padre fallecido y sin seguro porque carecen de licencia”. Además, denuncia que se han puesto verjas en uno de los accesos de la segunda planta, “está toda vacía y la gente no podría entrar ni salir, esperemos que no haya un incendio”, indica Mª Carmen. De hecho hace 15 años, los bomberos tuvieron que acudir al mercado a causa de un pequeño fuego, por eso ante el temor de la ausencia de medidas de prevención, la comerciante pone el acento en este asunto. 

Un mercado perseguido

La galería de alimentación de La Elipa no es pública, sino que en los años 60 la propiedad fue adquirida por varias personas. Actualmente poco más de una decena de comerciantes resisten a marcharse, entre ellos su presidente, Fernando de Dios, que regenta un bar en la misma galería. El Ayuntamiento no puede hacer más que apoyar a los comercios abiertos, “hablamos con Urbanismo y si cumplimos una serie de requisitos nos dan la licencia de apertura”, revela el representante de los propietarios. Su intención es “seguir funcionando, intentamos arreglar las cosas”, apunta Fernando, que reconoce la carencias del mercado, por eso ha solicitado un presupuesto para la prevención de incendios y cumplir con las diferentes normativas.

En un mes la galería ha recibido cuatro denuncias, “alguien está usando el sistema público para ir en nuestra contra me advirtió una técnico del consistorio”, dice el presidente de los comerciantes, que advierte que en las próximas semanas va a presentar ante la Junta Municipal una contradenuncia al respecto. “A nosotros también nos han hecho polvo los que han cerrado porque significa la muerte del mercado”, señala Fernando, que ha recordado su compromiso de bajar las cuotas a quienes han echado la persiana. El presidente lo tiene claro, el objetivo que se han propuesto los comerciantes exiliados es que se cierre para vender, de hecho existen algunas ofertas de empresas de alimentación, sin embargo los pocos comerciantes de la galería se resisten a abandonar sus trabajos de toda la vida.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic