inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 20 de enero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/09/2007 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Desarticulada una banda de jóvenes delincuentes latinos que actuaba en el distrito
El distrito de Ciudad Lineal concentra el mayor número de establecimientos y locales latinos, además de un elevadísimo índice de población inmigrante.

“Nuevas Generaciones de los Barrios”. Así se hace llamar una de las últimas bandas urbanas de delincuencia latina que actuaba en el distrito. Compuesta por jóvenes sudamericanos de edades comprendidas entre los 14 y 20 años, se organizan concienzudamente para realizar robos con violencia en su zona de actuación, Ciudad Lineal. Vestidos con ropas anchas, enormes colgantes y cadenas de oro o plata, llamativas gorras y calzado deportivo, son amantes de la música  rap, hip hop y reggeaton, y su presencia se ha hecho cada vez más habitual por las calles del distrito. Ya hace un mes que la Policía Nacional comenzaba las investigaciones acerca de esta nueva tribu urbana, a raíz de la detención de un menor ecuatoriano que había apuñalado a un joven de nacionalidad española con el fin de robarle el reloj y el móvil. Desde entonces, los agentes han seguido la pista de varios jóvenes sudamericanos de-lincuentes hasta llegar a otros dos menores, también partícipes en esa agresión, y al parecer, los dirigentes de dicha banda. La detención de estos tres jóvenes ha permitido el esclarecimiento de otros 18 actos delictivos cometidos por la nueva banda, así como la desarticulación de la misma.

La indignación de los vecinos
Robos, agresiones, escandalosas reyertas, apropiación de parques y canchas deportivas controlando su uso, hacinamiento en viviendas y una convivencia diaria cada vez más díficil. Este es el resumen que muchos de los vecinos del distrito hacen de su relación con los inmigrantes, desde que estos ‘invadieron’ Ciudad Lineal.

“La vida diaria con ellos no es fácil, no tienen normas de convivencia y sus costumbres son demasiado distintas a las nuestras, los ruidos que hacen, y su excesivo consumo de alcohol son ya insoportables” relata una vecina del barrio de Pueblo Nuevo. El distrito se ha convertido en un lugar perfecto para el colectivo inmigrante. Son muchos ya los locutorios, comercios, pubs, tiendas, iglesias... exclusivamente de su uso, que les permite desarrollar su vida como si estuvieran en su tierra. Tanto es así, que el Ayuntamiento les concede un tiempo y un espacio  para celebrar sus fiestas patronales, como ocurría hace diez días en el  parque Calero con la festividad de la Virgen del Cisne, patrona de Ecuador.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic