inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/01/2008 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
La pesadilla de montar en el autobús 109

Hacer uso del autobús 109 se ha convertido para los madrileños en una auténtica pesadilla. La línea que recorre la zona sur del distrito, desde su inicio en el intercambiador de la Plaza de Ciudad Lineal  hasta la calle Hermanos García Noblejas, se ha convertido en el centro de desesperación de sus usuarios.

Quien decide elegir este autobús para moverse por el distrito debe armarse de paciencia antes de subirse en él y asumir que posiblemente pierda buena parte de la mañana.

Los problemas comienzan desde el momento de la espera en la parada. Exactamente transcurren 23 minutos entre autobús y autobús; sin embargo ocurre con bastante asiduidad que el autobús llega a la parada completamente vacío pero pasa de largo sin recoger a ningún viajero. Este hecho puede llegar a repetirse hasta 2 veces seguidas, por lo que el tiempo de espera de los vecinos puede ascender perfectamente a los 50 minutos.

Carrera de obstáculos
Una vez que el usuario ha superado la primera prueba, y ya se encuentra montado en el autobús, comienza la carrera de obstáculos por las calles del distrito. El recorrido del 109 es considerado por los vecinos como uno de los más problemáticos en cuanto a movilidad vial. A su paso por la calle Alcalá  la congestión de tráfico que caracteriza a esta calle ralentiza enormemente la trayectoria del autobús, llegando a duplicar el tiempo estimado en recorrerla.
Pero aún queda una prueba más, la bajada por la calle Gutierre de Cetina. Los coches aparcados en doble fila, o el trabajo de los camiones de carga y descarga obliga al problemático autobús a parar en numerosas ocasiones porque no cuenta con espacio suficiente para pasar.

Los vecinos de Ciudad Lineal  califican este hecho de “auténtica vergüenza”. Lo cierto es que la mayoría de los usuarios del 109 son personas mayores que, en numerosas ocasiones van cargados con bolsas de la compra, o no se encuentran en condiciones de soportar “esta inhumana pérdida de tiempo”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic