inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 19 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/08/2011 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
la autoría de un total de 115 hechos delictivos.
Desarticulado un grupo organizado e intervenidas 137 toneladas de cable de cobre
La mercancía era transportada hasta dos establecimientos gestores de residuos de la Comunidad de Madrid, en los que también se han intervenido otras 129 toneladas de este material

 La Guardia Civil en el marco de la operación Concierto, ha desarticulado una banda organizada dedicada a la comisión de robos con fuerza en explotaciones agrícolas y fincas rurales de las provincias de Albacete, Ciudad Real y Cuenca. La banda se dedicaba a la sustracción del cableado de cobre de pívots de riego, bombas extractoras de agua y transformadores de energía eléctrica. Se han intervenido más de 137 toneladas de cobre y se han esclarecido al menos 115 hechos delictivos.

 La operación ha culminado con la detención de 13 personas (diez de ellas de nacionalidad rumana y tres española), de edades comprendidas entre los 20 y 38 años de edad.

 Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de diciembre cuando, tras la comisión de varios robos, se localizó la base de operaciones de la banda que estaba establecida en las localidades de Socuéllamos (Ciudad Real) y Las Mesas (Cuenca), desde donde partían hacia los distintos lugares donde previamente habían planificado perpetrar sus “golpes”.

 La organización estaba perfectamente estructurada y jerarquizada, con especialización en diferentes funciones: planificación; ejecución del robo; ocultación del material sustraído; pelado, quemado y troceado del metal; transporte y venta en centros gestores de residuos, y en otros casos exportación hacia otros países.

 Modus operandi

La primera acción consistía en llevar a cabo los correspondientes reconocimientos de zona a fin de observar los lugares donde se ejecutarían los “golpes”. Para ello, dos o tres efectivos del grupo, circulando en uno de sus vehículos, generalmente por caminos de tierra, recorrían diversos parajes rurales ubicados en la zona principal de actuación.

 Una vez elegido el lugar o lugares donde el grupo decidía actuar, los “jefes” del mismo reunían al resto de la banda a fin de planificar detalles a tener en cuenta, estableciéndose entonces la hora de salida, vehículos a utilizar, repostaje de estos, herramientas necesarias, etc.

 El objeto del delito principalmente era cableado de cobre, si bien en muchas ocasiones sustrajeron gasoil del tipo “B” (agrícola bonificado), que utilizaban como carburante de sus vehículos. Asimismo, sustraían cualquier tipo de herramienta o pequeña maquinaria que pudieran localizar (grupos electrógenos, radiales, compresores, máquinas soldadoras, etc…), efectos que posteriormente eran vendidos a bajo precio en el mercado negro.

 Por lo que respecta al cobre, su prioridad era el que se hallaba instalado en pívots de riego, transformadores de energía, cuadros eléctricos o en sistemas de extracción de aguas. Una vez sustraído el cableado de cobre, era quemado eliminando los posibles revestimientos de plástico u otro tipo de material que pudieran llevar, obteniendo así el metal en neto, con lo que se aumenta su cotización en los puntos de venta, donde el “cobre limpio” está más valorado.

 El destino del cobre sustraído eran siempre dos establecimientos dedicados a la recuperación, transformación y comercialización de residuos sólidos, ubicados en la Comunidad de Madrid.

 Registros e inspecciones en centros de reciclaje

 Durante la fase de explotación de la operación se llevaron a cabo tres registros domiciliarios en las viviendas particulares de varios componentes de la banda, recuperándose diversas herramientas y descubriendo algunos documentos de identidad falsos, utilizados para dificultar cualquier tipo de control policial.

 Asimismo, se les ha incautado 8,5 toneladas de cobre y tres vehículos que habían sido utilizados para la comisión de los hechos delictivos.

 En los dos establecimientos dedicados a la recuperación, transformación y comercialización de residuos sólidos se incautaron 129 toneladas de cobre adquirido ilícitamente.

 A tenor de las investigaciones y servicios operativos realizados, se ha logrado obtener pruebas suficientes que permiten atribuir a la banda, en su conjunto, la autoría de un total de 115 hechos delictivos.

 En las distintas fases de la operación han intervenido Agentes pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete, del Equipo de Investigación del Puesto de la Guardia Civil de Socuéllamos (Ciudad Real) y del SEPRONA de las Comandancias de Albacete y de Madrid.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic