inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 23 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/11/2017 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Imagen de Ok Diario
El exmadridista, Raúl González, argumenta que firmaba contratos sin leer
Un juez le sienta en el banquillo por presuntos delitos de alzamiento de bienes e insolvencia punible,

El exjugador del Real Madrid, Raúl González, ha declarado en el juzgado de instrucción nº 41 de la capital por un presunto delito de insolvencia punible y otro de alzamiento de bienes, al contraer una deuda en virtud de un Pacto de Socios que posteriormente González incumplió y por el que ahora se le reclaman 9 millones de euros de embargo.  Según las informaciones a las que ha tenido acceso OK Diario, el exmerengue habría argumentado que firmaba los contratos sin leer el contenido de los mismos, ya que confiaba en sus asesores: su cuñado, Carlos Redondo, y Alberto de Martín.

González ha señalado ante el magistrado que quien controlaba toda la contabilidad de sus sociedades era Redondo: “Es  el que va a las reuniones, el que habla con los fiscalistas, el que habla con los abogados. Es el que tiene todos los poderes y toda mi confianza”, sostiene el futbolista. 

En cuanto al problema que lo ha sentado en el banquillo, éste gira en torno a un préstamo de 37 millones de euros que se le concedió a una empresa energética que acabó fracasando. La sociedad Europa Scar Sport, cuyo administrador único es el propio Raúl González, se comprometió a asumir el 20% de dicho préstamo, contrayendo una deuda con el Grupo Aurantia, entidad con la que compartía la empresa que fracasó. “Me dijeron que era una inversión, que iba a ser todo fenomenal”, explica el deportista, quien admite que tenía conocimiento del Pacto de Socios. 

El cuñado de Raúl González trasladó todos los activos de Europa Scar Sport a otras sociedades, propiedad del propio familiar. Fue entonces cuando los propietarios de Grupo Aurantia denunciaron a la compañía del futbolista al temer que no hiciese frente a su parte de la deuda. Dicha maniobra de Redondo podría incurrir en un delito de alzamiento de bienes. Raúl González reitera que las decisiones a tomar se las dejó a su cuñado, sin tener conocimiento siquiera de las dificultades por las que atravesaba la sociedad energética. 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic