inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 23 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/05/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El arte de las flores
El Centro Comercial Moda Shoppping acogió una exposición de Ikebana donde los asistentes pudieron sumergirse en la exótica y milenaria cultura oriental.

El Ikebana es el arte floral japonés. Proviene de una antigua tradición que tenían los budistas chinos de hacer ofrendas florales a Buda. Precisamente fue en el siglo VI en el que los misioneros chinos que se fueron a Japón dieron a conocer este arte. A partir de entonces y hasta el s. XV el Ikebana mantuvo su condición de ofrenda divina y llegó un momento en el que perdió sus connotaciones religiosas.

Ahora se ha convertido en un arte extendido y admirado por todo el mundo. Por ello, el Centro Comercial Moda Shopping presentó, de la mano de Terra Australis, una exposición de esta disciplina artística en la que se intentó demostrar cómo interpretar la profunda belleza que la naturaleza nos muestra combinando diversos materiales, elementos y estructuras. Los materiales que se usan para la construcción son flores, hojas, cereales, hierbas, ramas, semillas, frutas, vegetales etc. Dichos materiales pueden ser vivos, secos o artificiales.

Del 8 al 14 de marzo los amantes y curiosos de este arte pudieron disfrutar de esta exposición de 10 de la mañana a 9 de la noche. En ella se mostraron unas 30 obras realizadas por alumnos de Ikenobo, una de las escuelas más importantes y reconocidas dentro de Ikebana, de la escuela Arte y Cultura de Japón. Esta disciplina enseña a canalizar los sentimientos, deseos y preocupaciones que serán determinantes en la forma, color y el tamaño de las hojas, flores, semillas, hierbas y frutos empleados para realizar el arreglo floral.

Un taller para hacer tu propio adorno floral
Muchas son las actividades que los asistentes pudieron realizar en este evento. Acompañando a esta exposición se llevó a cabo un taller de Ikebana, en el que todo el que acudió tuvo la oportunidad de realizar, de forma gratuita, un arreglo floral, asesorados por profesores de la escuela Arte y Cultura de Japón, y descubrir así lo mágica que es esta disciplina en la que todos podemos hacer un hermoso Ikebana tan sólo con nuestra sensibilidad y un poco de ayuda. Además, también se pudo participar en un taller de Shodo, de caligrafía japonesa, y asistir a la tan admirada y milenaria ceremonia del té. Y para completar el recorrido por las diversas disciplinas orientales, la tienda de antigüedades Pagoda Street expuso durante esos días piezas antiguas de todo Oriente, que transportaron a todos los que se acercaron al Japón de hace siglos.

En resumen una exposición donde los gustos más sofisticados y exigentes han podido encontrar su regalo perfecto, desde jardines zen, aceites y jabones esenciales, juegos y músicas de todo el mundo, brújulas y cuadernos de viaje hasta estaciones meteorológicas y telescopios. Un viaje en el que los asistentes se han podido zambullir de lleno en la exótica cultura oriental. 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic