inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 21 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/06/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
La muestra recoge más de 2.000 de estas pequeñas obras de arte.
La muestra recoge más de 2.000 de estas pequeñas obras de arte.
Esencia de mujer

De todos es sabido que la esencia se guarda en frasco pequeño. En sentido literal, el mejor ejemplo en el que se puede materializar esta frase es en un perfume. Esta sustancia aromática, complemento imprescindible para cualquier mujer, se ha convertido en la protagonista de la exposición que el Centro Comercial Gran Vía de Hortaleza albergará en sus pasillos hasta el próximo 2 de julio bajo el nombre de Perfumemanía. Allí, el que lo desee, podrá sumergirse en una muestra irrepetible de las mejores colecciones privadas de miniaturas de perfumes, además de hacer un repaso por la publicidad del mundo del perfume de hace 100 años. Más de 2.000 frascos, auténticas obras de arte en muchos casos, han sido cedidas por varios particulares y empresas, entre los que destacan dos de los mayores coleccionistas de nuestro país: Juan Carlos Vitoria Hernando e Isabel Colomina de la Torre. 

Desde el siglo XIX hasta la actualidad
Promocionar los nuevos lanzamientos de aromas mediante pequeños frasquitos de muestra acompañados de obsequios como marca páginas y tarjetas ilustradas. Esta fue la intención con la que nació la moda de de los frascos de muestra en miniatura que fue iniciada a finales del siglo XIX por los grandes perfumistas de la época, siendo la marca Coty, la pionera. Estas primeras miniaturas eran simples frascos cuadrados con la etiqueta del producto. No fue hasta la década de los 70 del siglo XX cuando el perfume dejó de ser un artículo de lujo y las miniaturas, incluyendo la reproducción del frasco y el estuche del mismo, empezaron a crearse coincidiendo con el lanzamiento de las colecciones de moda prêt à porter. Entonces, estas grandes marcas inventaron piezas originales que fueron muy bien acogidas por el público y que, con el paso de los años, han creado una nueva forma de coleccionismo. Desde entonces las marcas más prestigiosas lanzan todavía sus nuevos perfumes en este formato ‘miniatura’, compitiendo entre ellas a nivel mundial, no sólo en conseguir el mejor aroma, si no en vestirlo con el mejor diseño.

Decenas de frasquitos originales, de colores, con vaporizador o sin él… forman parte de esta muestra que con su fragancia nos llevará a épocas pasadas. Por el recorrido de esta exposición se podrá observar que el frasco en miniatura, gratuito y equivalente a su ‘hermano mayor’ puesto a la venta, se ha convertido en una pieza imprescindible para cualquier coleccionista. Además, la exposición incluye un pequeño museo de la publicidad del mundo de los perfumes con piezas centenarias.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic