inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/01/2008 - Verónica González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Jóvenes y con plan
Juvenalia, la feria española más importante dedicada al público infantil y juvenil, cerró el año de Ifema con originales actividades donde el deporte, la tecnología, la música o el ocio fueron los protagonistas indiscutibles.

Ha cumplido ya 29 años pero se mantiene tan joven como el primer día. Es Juvenalia, la feria más esperada por los jóvenes madrileños y una de las más originales por su oferta destinada a un público ávido de emociones y con ganas de divertirse durante las vacaciones navideñas. Como no podía ser de otra manera, tratándose de los más pequeños de la casa, el ocio, el deporte, las nuevas tecnologías o la música fueron los grandes protagonistas de Juvenalia 2008. Una feria que clausuró, el pasado 30 de diciembre, las actividades de IFEMA registrando, una vez más, un éxito absoluto de visitantes.

Oferta para todos los gustos
Pero, sin duda, lo verdaderamente destacable de Juvenalia es su amplia oferta con multitud de actividades para todos los gustos. Para los deportistas, el pabellón 5 se convirtió en el lugar de paso obligado. En él, no faltaron las exhibiciones de profesionales de alto nivel como los medallistas olímpicos de Atenas 2004 en voley playa, Bosma y Herrera. Tampoco, la oportunidad de practicar bádminton, fútbol sala, golf, ajedrez, baloncesto, tenis, béisbol, judo o hochey.

Los más atrevidos disfrutaron, ya en el pabellón 1, de una pista de skate de 450 metros cuadrados que acogió además exhibiciones y clases de iniciación y perfeccionamiento. Rivalizando en espectacularidad, destacó también la plataforma de snowtubing; una rampa de 6 metros de altura y 25 de longitud, construida con material sintético para deslizarse en trineo sobre carriles. Un columpio acrobático, un futbolín humano, un toro mecánico y un simulador de surf fueron otras de las alternativas de la feria. Este pabellón fue el escenario de los talleres. El más curioso, uno sobre técnicas de circo donde los chicos aprendieron a realizar equilibrios, acrobacias o malabares. Más tradicionales fueron los talleres de reciclaje y artesanía en los que pudieron fabricar sus porpios collares o pulseras a partir de sencillos materiales. El manga también tuvo su hueco, al igual que los talleres de peluquería y maquillaje para las más presumidas, el de percusión para los marchosos o el de cocina con el personaje de Ratatouille como reclamo.

Los amantes de la tecnología disfrutaron de simuladores, con las últimas novedades en videojuegos, y de una amplia zona wi-fi para navegar por la red. Y por si todo esto fuera poco, la música completó la oferta con una zona chill out, con las actuaciones de Conchita o Modestia Aparte, así como con clases de baile, aeróbic, salsa, funki y hip-hop, además de batucadas.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic