inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 17 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/03/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Mariquitas en la exposición del Mercado Puerta de Toledo.
Mariquitas en la exposición del Mercado Puerta de Toledo.
Mariquitas en la exposición del Mercado Puerta de Toledo.
La muñeca soñada
El Mercado Puerta de Toledo expone hasta mayo una muestra que recoge más de 100 mariquitas pérez. Junto a ellas, su hermano Juanín y cientos de accesorios harán las delicias de los más nostálgicos.

La muñeca española más coqueta nacía una vez acabada la Guerra Civil. Siempre vestida de punta en blanco, con toda su familia, sus complementos y sus trajes, la muñeca Mariquita Pérez se convirtió en el sueño de todas las niñas de su época, aunque para muchas de ellas fuera algo inalcanzable. Y es que su precio rondaba entre las 85 y las 100 pesetas, cuando un salario medio estaba entre las 5 y las 10 pesetas diarias. A pesar de ello consiguió ser un fenómeno social y desde Eva Perón a las nietas de Franco, pasando por la princesa Grace Kelly, Gina Lollobrigida y personajes de algún relieve, se dejaron cautivar por la muñeca. El nacimiento de este fenómeno fue debido a Leonor Coello que encargó la fabricación de las primeras mariquitas en el taller de Bernabé Molina en Onil (Alicante) y pronto montó un gran negocio, ya que los 1.000 primeros modelos realizados en noviembre de 1940 se vendieron enseguida. Una de las iniciativas de Coello fue realizar desfiles infantiles para que las niñas llevaran los mismos vestidos que sus muñecas. Entre las niñas invitadas a estos desfiles se encontraba Marisol, que utilizó vestidos de Mariquita, hechos especialmente para ella, en dos de sus películas. 

Durante años esta famosa muñeca fue sufriendo cambios: estilización del cuerpo, ojos de fibra artificial, piel más sonrosada... Más adelante pasaría de fabricarse en cartón a plástico duro y a los ojos se les dotó de un mecanismo que les permitía moverse de lado a lado. La boca, abierta, mostraba cuatro dientes, su estatura aumentó un centímetro y en las manos se modelaron dedos y uñas. La llegada de nuevos materiales, la competencia y la mala gestión abocaron a la muñeca a un declive paulatino, interrumpiendo su fabricación en 1976.   

Mariquita Pérez y sus amigas
Ahora, con motivo de la celebración del Primer Aniver-sario del Mercado del Juguete Antiguo, el Mercado Puerta de Toledo acoge hasta el próximo mes de mayo una exposición sobre Mariquita Pérez. Más de 100 muñecas que se vendieron en la jugueterías españolas entre 1939 y 1959 se exhiben en este centro de lunes a viernes de 16.00 a 19.00 horas, los sábados de 16.00 a 21.00 horas y los domingos de 11.00 a 13.00 horas. Además, en la exposición también se podrán encontrar figuras de Juanín, el hermano de Mariquita, de su mascota, centenares de accesorios y otras muñecas muy queridas por las niñas de los años 40 y 50, como Anita Diminuta, Mari Pepa Mendoza o Cayetana, que debe su nombre a la Duquesa de Alba, quien siendo una niña la amadrinó.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic