inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 14 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/06/2015 - Julio de la Fuente / @juliodirecto Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
No es cosa de críos

El suicidio de una adolescente discapacitada en mayo en Usera, harta del acoso que sufría de varios compañeros, ha vuelto a desempolvar una realidad que cada vez pone más los pelos de punta a la sociedad. Desde que existe escuela, la figura del 'matón' o grupo de matones que se dedica a insultar, vejar, robar o chantajear al alumno débil, diferente o 'empollón' le ha acompañado.

Y a pesar de ello sólo se reacciona a golpe de titular. Hace pocos días fueron detenidos varios adolescentes por humillar e insultar a una compañera de un colegio de Pinto. Entonces, la Guardia Civil, poco dada a entrar en temas de menores de edad, lanzó una elaborada nota de prensa, que incluía pautas y consejos para detectar y denunciar este tipo de situaciones. 

Hace 11 años, el caso de Jokin, que se quitó la vita al tirarse por la muralla de Fuenterrabía (Guipúzcoa) tres días antes de cumplir los 14 años fue el primer caso de acoso escolar, conocido como bullying, que golpeó con fuerza a la opinión pública española. Y aunque desde entonces todos empezaron a tomar conciencia de esta problemática, hasta ahora no ha sido efectiva, ya que se están repitiendo los mismos errores. Los colegios suelen fallar al no considerar grave lo ocurrido o informan tarde a los padres, o no llegan a valorar a tiempo las repercusiones que podría acarrear el bullying en la mente de un adolescente. 

Muchas veces lo que se hace, ante un caso de acoso generalizado y continuado, es cambiar al niño de colegio, algo 'a priori' positivo pero puede alterar su rendimiento académico o la conformación de su personalidad a negativo. Aunque es comprensible sacar al menor del entorno hostil, si no se penaliza a los responsables directos e indirectos de lo ocurrido se está trasladando a la propia víctima y a la colectividad en general que son los 'buenos' los que tienen que huir y son los 'malos' que ganan y se quedan, a la espera de cometer más tropelías de este tipo.

Además, hay que tener en cuenta que hoy en día el bullying no se circunscribe sólo al colegio, sino que persiste el resto del día a través de amenazas o humillaciones en redes sociales. El ciberacoso se materializa a través de la creación de perfiles falsos de la víctima para compartir intimidades, hacer comentarios ofensivos u ofertas sexuales, su exclusión de grupos y listas de amigos, la manipulación de imágenes digitales para ridiculizar a la víctima o las ya conocidas como 'happy slapping': la 'bofetada o paliza feliz' a compañeros o profesores que se graba y se difunde en la Red.
 
Ahora es el momento, como lo fue hace dos décadas con la violencia de género o más recientemente con algo parecido como las novatadas universitarias, de que las autoridades tomen cartas en el asunto para poner freno, con la implicación de padres y profesores, a lo que ya ha dejado de ser ya una 'cosa de críos'.








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic