inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
12/05/2017 - Aarón Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Diego G. Sanz: “Si no eres un actor mediático lo tienes complicado”
Diego Garrido Sanz, de 24 años, se ha convertido en uno de los actores madrileños revelación de esta temporada por méritos propios. Actualmente triunfa con la obra ‘Séneca’ en el teatro Valle Inclán, representando a Nerón, uno de los papeles principales. También fue protagonista de ‘Los nadadores nocturnos’, una obra que hace dos años recibió el premio Max al mejor espectáculo revelación. 

Parece que has aprovechado el tiempo al máximo. ¿Qué destacarías por encima de todo en tu basto currículum?

En primer lugar, el trabajo con la Joven Compañía de José Luis Arellano, las producciones en Finlandia con Jenni Nikkolajeff , el trabajo de los 'Nadadores nocturnos' y las dos producciones de 'Alma y Cuerpo' de Carlota Ferrer.

La obra que actualmente interpretas, ‘Séneca’, fue escrita por Antonio Gala hace 30 años y está ambientada en la Roma del siglo I después de Cristo. Dos mil años después, parece que los temas que trata siguen más vigentes que nunca.

Sí, para mí el tema principal y el más vigente es el de la opresión por parte de los poderes ya establecidos hacia la juventud y hacia las nuevas ideas dentro de una sociedad. Por supuesto, este aspecto está conectado con el tema de la corrupción, ya que si los jóvenes nos acabamos convirtiendo en los tiranos que las generaciones ya establecidas son es debido a que aceptamos entrar en el juego de la corrupción pagando y cobrando precios completamente desmesurados. Así pasa en la obra y así pasa en España.

Asimismo, el tema de los refugiados no deja de estar vinculado con esto, puesto que una sociedad globalizada, coherente y sana no daría de lado a gente en situaciones tan complicadas, cerrando las fronteras, en vez de facilitando su acogida. Por lo tanto, sí, son temas totalmente vigente aún a día de hoy, pero para mí de los que deberíamos avergonzarnos ya porque han pasado 20 siglos.

En ‘Séneca’ tu Nerón de los primeros tiempos recuerda que “El arte y la belleza son nuestra mayor riqueza y estamos convirtiéndonos en un ejemplo de corrupción e incultara”. Lo que es respondido por su madre, Agripina, que “para gobernar no se necesita alma y que la mediocridad es hoy el alma de nuestros gobernantes”. ¿Tenemos que aceptar que la corrupción es consustancial al poder?

No, en cuanto la aceptas estás convertido en un corrupto y estás perdido.

En lo que es distinto el siglo I romano con el nuestro días es que entonces parece que entonces aceptaban bisexualidad. En la obra representas a una persona que se enamora de hombres y mujeres indistintamente y eso no marca su trayectoria vital. En cambio, hoy en día parece que los gustos afectivo-sexuales siempre condicionan.

Yo creo que a día de hoy somos menos abiertos de mente que aquel entonces, en ese aspecto por lo menos. Hay multidud de relatos y mitología de la época grecolatina sobre personas bisexuales y a día de hoy por el centro de Madrid te pueden pegar si vas de la mano con una persona de tu mismo sexo, como ha sucedido recientemente.

En una escena sales desnudo en el escenario. ¿Se actúa mejor sin ropa o con los impecables trajes y vestidos romanos que han preparado en el Centro Dramático Nacional?

Se actúa igual de bien. Para mí el ir desnudo o vestido no implica una mayor o menor emoción y no dificulta la interpretación. En mi opinión, cualquier cuerpo desnudo es hermoso.

Volviendo al presente, Diego, ¿cómo se encuentra la situación actual de los jóvenes actores españoles? ¿Cuáles son sus problemas y oportunidades?

Los problemas son muchos y la oportunidad es la juventud. Estamos viviendo en una época bastante más complicada que la de nuestros padre y ni siquiera ellos mismos saben cómo enfrentarse a ello. Sólo hay que ver que llevamos nueve años en una crisis, que empezó cuando yo tenía 15 años y todavía no hemos salido de ella. Si los que tienen el poder y la edad para cambiar las cosas y tienen tanto miedo y tan pocas herramientas para cubrir sus propias necesidades, los jóvenes, por supuesto, pasamos a un segundo plano.   

Porque si no eres un actor mediático que genera beneficio a una productora lo tienes bastante más complicado. Pero por suerte hay directores nóveles y ya establecidos en el panorama teatral contemporáneo que apuestan por actores jóvenes y no tan mediáticos. Nos toca también a los jóvenes mejorar las cosas, repensar las formas y trabajar con respeto para generar un arte conectado con nuestra propia voz y discurso por mucho que no quiera ser escuchado.

De momento, el presente te está brillando, Diego. ¿Qué le pides al futuro?

Le pido cine de calidad, personajes profundos interesantes y visibilidad de historias originales y que conecten con el público.

Si estuviera leyendo este periódico Pedro Almodóvar o Alejandro Amenábar, por ejemplo, ¿cómo les convencerías para que se fijaran en ti para su próxima película?

Les pediría hacer el cásting y defender una buena separata (texto) frente a la cámara, charlar sobre el personaje y crearlo codo a codo con el director para acercarme lo más y lo mejor posible con lo que él tiene el mente con esa historia.
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic