inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 18 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
05/05/2007 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
“No permitas que ningún amigo arruine tu vida”
¿Quién no se ha encontrado alguna vez con un amigo que le ha hecho la vida imposible? Tener buenos amigos es un factor determinante para nuestro bienestar. La fuerza curativa de la amistad ha sido confirmada por numerosos estudios, sin embargo, no siempre es así. Hay amigos que consumen nuestra energía, erosionan nuestra autoestima, nos decepcionan, nos ofenden, o incluso nos traicionan. Francisco Gavilán, en su nuevo libro Todas esas amistades peligrosas (Planeta), propone sugerentes fórmulas para reconocerlos, tratarlos o zafarse de ellos”.

Escritor y psicólogo, Francisco Gavilán eligió de entre toda la gama de la literatura la difícil disciplina del ensayo -en la moderna vertiente de libros prácticos y de autoayuda-. En sus textos, escritos con un profundo conocimiento de la conducta humana, el lector siempre se deja hechizar por la magia de un estilo directo, ameno, a veces irónico, pero siempre riguroso, que le mantiene hasta el final con una sonrisa en los labios…

¿Considera que cultivar amigos es una necesidad psicológica y social?
Evidentemente. Las personas no somos individuos aislados, sino que, como seres humanos, formamos parte de grupos sociales que conforman una red que influye, condiciona y enriquece la vida de cada uno de sus miembros. Tener buenos amigos es un factor determinante para el bienestar físico y mental. Incluso, según algunos estudios, se ha demostrado que la amistad no sólo fortalece nuestra salud, sino que aumenta la expectativa de vida.

Si cree en la amistad ¿qué le indujo entonces a escribir  Todas esas amistades peligrosas?
Hay amigos que, efectivamente, enriquecen tu vida. Pero, lamentablemente, no todos son así. Algunos te la sabotean hiriéndote, chantajeándote, traicionándote, o incluso aburriéndote. En este libro, aparte de mostrar los beneficios terapéuticos a los que me refería antes, se descubren las claves y los secretos para identificar las amistades peligrosas, cómo tratarlas, controlarlas, o alejarte de ellas. Muchas veces, no es fácil desenmascarar la personalidad de estos nocivos especímenes. Ninguno lleva en la frente un cartelito que diga: "Me gusta criticar, traicionar o entrometerme en la vida de los demás".

¿Cuál es la mayor utilidad que encontrará el lector en su libro?
La mayoría de amigos, como cualquier persona, posee una mezcla de aspectos positivos y negativos. De ahí que es muy útil poder identificar a priori las características tóxicas de un potencial amigo. Eso te permite decidir si evitas el desarrollo de esa relación, la continúas, o te comportas con ella cautelosamente a la espera de acontecimientos. No puedes permitir que nadie arruine tu vida. Ésta es para disfrutarla. Sólo se debuta una vez en ella. ¡No es como la uña que cree en la reencarnación!

¿En qué momento decidió dedicarse a escribir libros de autoayuda?
No fue algo que decidiera conscientemente. Por mi formación, me fui inclinando hacia este tipo de libros. Casi sin darme cuenta. Des-pués del éxito de Toda esa gente insoportable (Edaf) (traducido a varios idiomas, incluso al ruso y el coreano), supe que estaba en el buen camino. Ahora, ya nunca empiezo y termino libros: ¡sólo los continúo!

¿Qué enseña en sus libros? ¿Se siente un escritor docente del comportamiento humano?
En absoluto. Yo no pretendo enseñar nada. Me limito a analizar conductas y dar mis puntos de vista sobre cómo manejar aquellas que resultan problemáticas para uno mismo o para los demás. Muchos problemas desaparecen cuando vemos la vida con las gafas correctas, es decir, desde otras perspectivas. Porque cada uno de nosotros percibe las cosas no como son, sino como quiere verlas.  Esto es lo que ofrezco al lector. Mis obras no son infalibles. ¡Son casi infalibles!

¿Usted se ríe a veces de esos comportamientos o siente ternura?
Si no aprendemos a reírnos de nuestras conductas, ¿de qué nos reiremos cuando seamos viejos? El humor es casi la única excusa en la vida. Una fuente de salud. Una terapia. La distancia más corta entre dos personas… siempre que te rías con la gente, no de la gente. El humor o la ironía es un ingrediente indispensable en mis libros. Una persona sin sentido del humor es como un automóvil sin amortiguadores: ¡saltas de dolor en cada bache!

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic