inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 27 de mayo de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
06/07/2014 - Alejandro Melgares de Aguilar Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos   38 votos
Mónica Aragón y Álex Casademunt.
Mónica Aragón durante la entrevista.
Álex Casademunt durante la entrevista.
Mónica Aragón y Álex Casademunt durante la entrevista.
Álex Casademunt: "Ante la crisis creatividad, ganamos menos dinero pero seguimos trabajando"
Álex Casademunt y Mónica Aragón representan en el Teatro Quevedo el musical 'El otro lado de la cama' y reciben a EL DISTRITO para contestar a varias preguntas

Viernes por la noche, acaba la función, más de un centenar de personas llenan prácticamente el Teatro Quevedo. Se trata de una pequeña sala, ubicada en el número 18 de la calle Bravo Murillo, que acoge el musical ‘El otro lado de la cama’. “¿Qué han dicho?, ¿salen contentos?” es la principal preocupación de Mónica Aragón (1973, México), que con cerveza en mano nos pregunta la opinión de público. Sonrisas, es lo que se observa en las caras de la gente que ha apostado por ver este montaje, eso lo dice todo.

‘El otro lado de la cama’ es conocido por todos por la exitosa película española con texto de David Serrano. Este montaje teatral respeta es lo más fiel posible, salvando las distancias, ya que en “el cine y teatro son lenguajes distintos, hay cosas que hay que rectificar”, puntualiza Mónica. Lo que sí es cierto es que es fácilmente reconocible los diálogos del film en esta comedia llevada al teatro, por lo que el público la va a identificar desde el minuto uno.

Para preparase los personajes Mónica ha partido de cero, reconoce que “conocía el texto”, aunque añade que “he intentado dejarme influir lo menos posible, somos distintos como actores a los de los de la película”. Y eso es cierto, la madurez de ellos se refleja sobre el escenario, las situaciones que plantea el texto de la obra están bien resueltas en el tiempo, por lo que no se hace pesado en ningún momento.

Teatro intimista

Lo mejor de un teatro como el Quevedo es el rápido feedback del público, con una comedia como esta y canciones pegadizas es fácil. Y quien da la nota más que nadie con su faceta interpretativa más cómica es Álex Casademunt (Vilassar de Mar, Barcelona, 1981), quien se incorpora a la entrevista también con cerveza en mano. “Es un musical que puede llegar al público y teatro que quiera, aquí es algo irrepetible porque no se trata de una sala de microteatro ni uno grande”, así lo entiende Álex, que en su opinión ‘El otro lado de la cama’ en este espacio “no es un Rey León, puedes oler hasta el perfume de las actrices, el Teatro Quevedo se ha hecho para vivir de otra manera las artes escénicas e incluso para interpretar”.

Por otra parte, José Manuel Pardo, es quien lo ha tenido más complicado, así lo valoran tanto Álex como Mónica, “ha sido el pilar, muy metódico y lo ha pasado mal en los ensayos porque para él ha sido el doble de duro”, explica Casademunt, ya que Pardo no solo interpreta a uno de los personajes principales, sino que también es el encargado de la dirección. Un papel complicado, porque en ocasiones coinciden hasta ocho actores y actrices en escena, pero lo mejor entre todos es que “desde el primer día hemos tenido muy buen rollo, apetece venir a trabajar”, explica Mónica con una amplia sonrisa y que Álex define como “armonía energética”.

“Ante la crisis creatividad, ganamos menos dinero pero seguimos trabajando”, así entiende Álex  los difíciles momentos por los que pasan tanto intérpretes como salas. Lo bueno es que “ahora puedes ver más teatro por menos dinero y en más sitios, antes ibas a los cuatro teatros a pagar 50 euros, ahora te tomas una cañita y pagas 10 euros”, declara el actor catalán. Y esto no solo se refleja en el teatro sino también en el cine, “se hace gran cantidad de películas con bajísimo presupuesto y son auténticas maravillas”, opina Mónica, quien en un lapsus llama a su compañero Álex de la Iglesia. Ambos entre risas resuelven la situación lanzando una invitación al cineasta para que acuda a verlos.

“No vale de nada apellidarme Aragón”

Gran parte del público reconoce a Mónica Aragón por ser la hija del payaso Fofito y trabajar con él en espectáculos circenses. A la hora de desempeñar su profesión reconoce que le influye “mitad y mitad”, aunque sí es cierto que “por tener un apellido determinado nadie nace sabido, he tenido que estudiar y prepararme al igual que todos los miembros de mi familia”, sentencia Mónica. El haber crecido donde lo ha hecho le puede beneficiar al conocer a cierta gente, pero según Mónica, “al empezar a trabajar no vale de nada apellidarme Aragón, hay que demostrar que sabes hacerlo bien al igual que cualquiera”.

Por su parte, Álex Casademunt es conocido por haber sido concursante de la primera edición de Operación Triunfo, exitoso programa de televisión que ha dado cantantes de éxito en España. “Nunca voy a renegar de donde he venido” indica Álex, quien dice sentirse molesto por la “hipocresía” de muchos medios de comunicación, “son como los bancos, cuando llueve te quitan el paraguas y cuando hace sol te lo ponen, hay veces que llueve y lo necesitamos”, expresa con indignación Álex. Este desencanto viene originado porque ahora le cuesta “hasta entrar en una emisora de radio para presentar un tema, porque nos llaman ‘triunfitos’, cuando Operación Triunfo ha dado mucho talento como David Bisbal, Manuel Carrasco, Soraya, David Bustamante, Chenoa…” y un largo etcétera.

Hasta 13 años lleva batallando Álex por dar a conocer su trabajo, de hecho ahora tiene entre manos un “¡superdisco!, así lo describe Mónica. Este trabajo, con vistas a llevarlo de Chile, se trata del proyecto más personal de Casademunt, de hecho ya se puede adquirir en Internet uno de los temas. Un proyecto musical en el que se mezcla, pop, rock “muy fresco, con pinceladas de rap de amigos, dice mucha verdad y se nota que está hecho sin presiones, con todo el tiempo del mundo”, asevera orgulloso Álex.

Mónica tiene en mente un proyecto de un programa de entretenimiento en televisión, aún por definir, aunque está bastante centrada en ‘El otro lado de la cama’. La obra de teatro se puede ver desde tan solo 20 euros y estará en cartel de jueves a domingo hasta el 13 julio, aunque en agosto promete volver esta comedia musical de hora y media “divertida, en la que el público va a poder cantar, aplaudir, levantarse y cantar”, manifiesta Mónica. En definitiva, un sugestivo plan en una sala no menos atractiva, ‘El otro lado de la cama’ llevado a escena para pasarlo una tarde de risas en Madrid.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic