inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 12 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/12/2015 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Álvaro Sáenz de Heredia.
Álvaro Sáenz de Heredia: "La gente joven no tiene ni idea de quién fue José Antonio Primo de Rivera"
El cineasta irrumpe en el mundo del musical con la obra 'La princesa roja' que se representa en diciembre en el teatro Arlequín

El director de cine, Álvaro Sáenz de Heredia (Madrid, 1942), concede una entrevista al programa ‘Una hora en libertad’ de Radio Inter. El motivo es la última obra de teatro que dirige ‘Mi princesa roja’, en la que aborda la figura de José Antonio Primo de Rivera y que se representa en el teatro Arlequín. El cineasta responde a todas las cuestiones que se le plantea.

Mucha gente le recuerda de la película ‘Policía’ (1987) con Emilio Aragón y de hecho ha hecho más de una veintena.

He hecho sobre todo comedias y de repente me ha dado por hacer algo que no tiene que ver con la comedia que es ‘Mi princesa roja’.

¿Cómo se le ocurre hacer este musical?

Llegué a la conclusión de que la gente joven no tiene ni idea de quién fue José Antonio Primo de Rivera, algunos en absoluto, sobre todo del entorno más cercano. Debía de contarlo con un vehículo fácil de hacer llegar el mensaje al público objetivo. No renuncio a la gente madura o de tercera edad, pero me interesa mucho que los jóvenes descubran este personaje que no es como se nos contó ni por un lado ni por otro. Era una persona normal y corriente con una dosis de generosidad, valentía a patriotismo, que quizá le hacía espectacularmente diferente. José Antonio dejó su vida cómoda, era un aristócrata con todo resuelto, pero cuando descubrió los problemas de España, algunos aún latentes, se puso una camisa azul, salió a la calle y le costó la vida.

¿Qué podemos hacer para ver ‘Mi princesa roja’?

Entrar en www.miprincesaroja.com y sacar las entradas en el teatro Arlequín, esquina con Gran Vía de Madrid.

¿Tiene lazos familiares con José Antonio?

Mi padre y José Antonio eran primos hermanos.

Ha habido grandes cineastas en su familia.

Sí. En mi caso me limito a hacer comunicación a través del cine y teatro, pero este último trabajo es lo que más satisfacción me está dando. Sobre todo por la reacción del público tan diverso en edades y procedencias que detecto. Cuando me dijeron que el General Monzón había asistido dos veces a la función me emocioné.

¿Cuál es el objetivo de la obra?

Lo que se trata es crear una atmósfera de discusión, no de polémica, que es inevitable porque es una figura que no es unidireccional. ‘Mi princesa roja’ no solo se circunscribe a José Antonio, sino a muchos ad lateres como Azaña, Lorca, Queipo de Llano o el mismo Franco. Lo que creo que pasó en su entorno y le llevó a sus circunstancias finales. Es una trama como la podía haber desarrollado Agatha Christie.

¿Qué diría José Antonio Primo de Rivera de Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias?

Lo que diría es imposible saberlo porque a su joven edad, con 30 años que empezó y a los 33 dejó de estar, era muy clarividente, tenía una visión espectacular para la época.

Tan clarividente que declaró a la BBC en 1933 que “los enemigos de España son siempre los mismos: partidos políticos, lucha de clases y los separatismos” y seguimos igual.

Exactamente igual pero hoy en día decir que los partidos políticos no pueden estar es ir contra una corriente tan fuerte que es impensable. Él detectó que el cáncer que España tenía en ese momento era esa lucha, que daba una prioridad a la poltrona antes del bien común.

¿Cómo se refleja en la obra la figura de José Antonio?

Casi todo lo que pongo en boca del actor son frases de él. He puesto en orden pensamientos y situaciones, a veces con algo de ficción, porque no se puede sintetizar en tan poco tiempo una historia tan compleja como la que es. Ciertamente daría pie para hacer una serie de varios capítulos, pero no creo que ni siquiera se contemple esa posibilidad. Hay mucho miedo por un lado y fobia por otro.

Parece acertada la amistad entre José Antonio y García Lorca.

Lo que apunto es que apoyándome en un verso de Martí, que dice “no me pongan en lo oscuro a morir como un traidor, yo soy bueno y como bueno moriré de cara el sol”. Y simplemente por eso último es lo que apunto que podría haber sido un comienzo de unas estrofas que no tienen nada que ver con ese verso. No menciono el ‘cara al sol’, ni se oye, tampoco se ve nada que pueda parecer un panfleto porque no lo es. Es una historia de amor humana, muy bella y llega a emocionar sobre todo a las mujeres, muchas salen llorando.

Después de tanto tiempo en televisión cómo cambias de género haciendo un musical.

Técnicamente sí. He hecho mucha publicidad, cine, teatro, televisión, pero el musical creo que es lo más complejo de todos los soportes de comunicación. Es como si estuvieras haciendo una película en directo, a nivel de sonido, las mezclas de cada actor y sobre todo 13 actores que hablan. Además, está el técnico con su gran agilidad, los volúmenes de las canciones y he añadido una complicación más que es los decorados, hasta 36.

En esos fondos de cine se nota su mano.

Cuando tienes un presupuesto reducido hay que hacer algo creativo que es producirlo una vez y reproducirlo tantas veces como representes la obra.

¿Quién es mi princesa?, ¿tuvo influencia en el pensamiento de José Antonio?

Tuvo más influencia él en ella. Decía que era una devoradora de hombres, una mujer que iba por libre, para la época, bastante diferente. Ella le eligió y él entró en el juego del amor con ella, no sé hasta qué punto. Lo sabe mejor José Antonio Martín que es el investigador que hizo el primer libro sobre él. Elizabeth Asquith le siguió y estuvo con él a veces en la distancia, pero siempre. El único documento que conservó cuando vino una maleta suya 50 años después era un telegrama de ella “je pense à toi. Love”. De hecho la novela que estaba escribiendo, que no acabó, reflejaba muy bien el trío de los personajes: el príncipe, Elizabeth y José Antonio como amante y eso quedó incompleto. Ella murió unos años después de tristeza y le dedicó el libro ‘The romantic’ De hecho el lema que utilizamos en la obra es: “aquellos a los que amamos no mueren hasta que nosotros morimos”. Esto resume muy bien su sentir y así se lo dedica a Primo de Rivera.

¿Cómo se conocieron?

Se conocen en el ambiente de sociedad, la conoce antes de entrar en política. Era una mujer que tenía una gran intranquilidad social, se decía que era una aristócrata de izquierdas. Resume bastante bien su forma de pensar que tenía bastante concordancia con la forma de pensar de José Antonio. Él cuando le dice al padre de Pilar Azlor que no acepta ninguna aristocracia que no esté basada en el trabajo, define su punto, estaba quemado con la actuación de algunos miembros de la monarquía de aquella época.

¿Qué opinión le merece comentarios como: “Un musical para el fascismo”, “callejero franquista”, “las huellas del crimen”, “nueve nombres de las calles para echarse a temblar”?

Era de esperar. Hay mucha gente que ha criticado a priori el hecho de que se haga algo, sea lo que sea, no ha gustado a ciertos ambientes pero en unas mínimas proporciones. Hay gente que por ejemplo Javier Villán que se define como marxista y es uno de los decanos de la crítica teatral, no he visto una crítica más favorable como la que ha hecho él. Hay sectores que no dan lugar a la sospecha y están encantados, porque creo que el hecho de haber reivindicado la figura de Azaña, por ejemplo, fue un hombre que no llegó a todo lo que podía haber hecho y José Antonio se lo echó en cara. Él lo que quería era hacerse con el poder para dar el cambio total, porque cuando alguien se está muriendo no le puedes poner una cataplasma. José Antonio quiso hacer ese cambio, claro que era golpista, como no iba a serlo si acababan de matar a Calvo Sotelo y a 49 de los suyos. Era una situación tan caótica que ahora es difícil de pensar cómo se podía reaccionar en esos momentos. Le atentaron tres veces y una en la calle Princesa, como aparece en la obra, eran momentos en los que ahora contarlo y hacer que el público se meta en esa situación no es fácil. La coreografía y música ayuda a entrar en esa angustia que lidera el personaje de la muerte, que es un poco su conciencia, de hecho se lo dice: no te das cuenta que las preguntas que me haces te las haces tú mismo y tuyas son tus respuestas.

¿Cómo aborda la figura de Queipo de Llano?

Queipo era un general que desde un punto de vista militar era antifranquista, no se puede discutir su valentía o acciones de guerra en África, Cuba o la contienda nacional. Como persona era muy conflictiva y no se llevaba bien con casi nadie.

¿Cómo habría cambiado España si José Antonio hubiera vivido?

No lo sé, era una persona impulsiva, lo que no significa que no pensara porque tenía una capacidad muy grande de considerar las situaciones y clarividencia enorme. Es cierto que empezó con Mussolini, había hecho en Italia un milagro y de repente se vio distanciado por varias circunstancias del fascismo. Lo que él reinvindicó aquí es una cosa totalmente diferente, eso le distanció bastante de esa corriente, hubo un mitin en Suiza de los partidos fascisctas a los que la Falange no asistió. Azaña también le apuntó y hubo un momento en el que dijo, si usted consigue la unión de la burguesía y proletariado estaremos con usted.

¿Es necesario ser falangista para ver la obra?

En absoluto.

¿Cuál es el momento cumbre de la obra?

La secuencia final que convoca la figura de José Antonio que está entre Elizabeth que es la vida y la muerte que son las dos tendencias. El asunto musical es bonita y la sencillez de la decoración, con un fondo de nubes, hace que sea muy emocionante. Toda la obra transcurre en unos segundos que dicen que uno vive cuando se está muriendo y que reproduces escena de tus vivencias. Como al comienzo le fusilan y tiene ese momento que dura una hora y media de recopilación de sus vivencias volvemos al comienzo.

¿Alguien recuperará el perfil humano de Francisco Franco?

El personaje de Franco es absolutamente complejo, depende de con qué cristal se mire el resultado puede variar. Sería interesante tener un trabajo ecuánime y equidistante y que se dijera aquello fue, no lo que unos interpretaron y otros ponderaron. Ese trabajo no es fácil,  yo no me sentiría capaz.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic