inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
22/12/2016 - Rafa Neira Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Inocencio Arias.
Inocencio Arias: "En España hay un antiamericanismo latente que cuando se agita, brota"
Inocencio Arias charló con EL DISTRITO tras la publicación de su último libro llamado "Yo siempre creí que los diplomáticos eran unos mamones"

La transversalidad. Ese es el rasgo que mejor puede venirle a Inocencio Arias (Albox, 1940). Hablamos de un señor que puede perfectamente aguantarle una conversación futbolística al cuñado de turno o una sobre cine, al director de una Cineteca de Arte y Ensayo. Lo cierto es que este diplomático sabe encontrar como nadie lugares comunes en las personas. Con afabilidad, sin un átomo de pomposidad (de la que huye como de la peste), no es casualidad que todo el mundo lo conozca como Chencho, un apelativo que marida de pena con los cócteles y vocablos en francés que se supone que un diplomático fetén debe utilizar. Inocencio Arias, nos recibió puntualmente en su editorial y allí hablamos sobre su última obra, “"Yo siempre creí que los diplomáticos eran unos mamones", una buena excusa para conversar sobre la vida.

Al principio consideraba a todos los diplomáticos como unos mamones. ¿Cuándo cambio su percepción o es que aún la sigue teniendo?

No, ya no la sigo teniendo. Soy diplomático, he estado viviendo con ellos todo el rato. Ahora tengo la percepción contraria. Me cambié cuando vine a Madrid a primeros de los sesenta, al servicio militar. Yo era alférez de Infantería. Entonces conocí en un Colegio Mayor no a uno sino a varios diplomáticos y me di cuenta de que la mayoría de ellos no eran mamones sino todo lo contrario. De todas formas, mamones hay en todas las profesiones, en los inspectores de Hacienda hay mamones, en los carpinteros hay mamones, en los políticos, en los actores...lo que no sé es si son mayoría o minoría.

Cuenta que en su libro que el cine ha dado siempre una visión negativa de los diplomáticos. ¿A qué se debe?

No lo sé. Quizás una cultura que se crió en los años 20, 30 y 40 y los diplomáticos eran unos metepatas, personas frívolas, petimetres, sólo interesados en ir a cócteles, comprarse la camisa último modelo traída de Londres...creo que éramos un chiste fácil por así decirlo. Hasta el propio Ortega y Gasset hizo algún comentario estúpido sobre nuestra profesión, desconociéndola. En los dos diplomáticos que había conocido veía como intercalaban alguna que otra palabra en francés, el lenguaje de moda entonces, mientras hablaban, sobre todo para impresionar, para darle a entender al que hablaba con ellos que él era mucho más importante, más culto y más viajado.

Ha estado en 135 viajes oficiales. ¿Con qué líder político o cuál se impresionó más?

Siempre digo que el líder político que más me ha impresionado ha sido Simon Peres, el recientemente fallecido político israelí. Era un tipo inteligente, coherente, que iba al grano, que no metía la pata, brillante y con sentido del humor. El sentido del humor es mucho más importante de lo que parece en las relaciones diplomáticas, pero hay que controlarlo porque tampoco puedes pasarte, no puedes ir de bufón del reino.

Dices en su libro que Zapatero se encontraba incómodo en el exterior. ¿Por qué?

Sí. En mi libro, no juzgo la política interior de Zapatero porque no la viví pero él se encontraba muy incómodo cuando salía al exterior, cuando se entrevistaba con líderes extranjeros. Probablemente fuese un problema del idioma pero no sólo. Adolfo Suárez también tenía el problema del idioma y nunca se encontró incómodo pero Zapatero iba a una reunión internacional o a una visita bilateral a Alemania o a Argentina (aunque hispanoamérica la pisó poco) y se encontraba incómodo. Estaba deseando que se terminara la visita o la entrevista con la persona en cuestión.

¿Por qué nuestros políticos no hablan otras lenguas? Sólo Felipe González hablaba francés y Aznar, ingles...

Aznar hablaba francés en su época, lo recuerdo cuando vino Kofi Annan a hablar francés y luego ha aprendido a hablar inglés, esa es la verdad aunque la gente no quiere admitírselo porque Aznar está demonizado. De todos los presidentes de Gobierno de nuestra democracia, incluido Rajoy, ninguno hablaba inglés. Eso es una cosa insólita en un país europeo. Yo he estado en Portugal y más de la mitad de los políticos importantes hablaban inglés con gran fluidez, en Italia ocurre lo mismo, en Francia Chirac hablaba inglés. Lo nuestro es insólito. El próximo presidente, que no sabemos quién será, espero que por fin hable inglés. Es la lengua del mundo.

Aquí en España se doblan las películas cuando en Portugal no lo hacen.

Esa puede ser una causa. Lo raro es que en España casi todos los políticos no hablan inglés, casi todos, nunca se preocuparon. La generación de los políticos ha tenido mayor contacto con el francés, sobre todo los de la primera época. El inglés es la lengua universal

¿Se ha dejado muchas cosas en el tintero que se publicarían más adelante?

No me he dejado muchas cosas en el tintero pero sí algunas. Unas que se pueden publicar más adelante porque está la cosa fresca todavía y otras sinceramente, que no debo publicar porque sería un poco llamativo. Sí que me he dejado algo en el tintero pero tampoco tanto.

¿Cuál fue el viaje más conflictivo que ha tenido?

Apasionante, novedoso y potencialmente conflictivo fue cuando fuimos a Cuba con Adolfo Suárez. Resultó muy bien porque Fidel Castro estaba aislado y que fuese un presidente de un país occidental, democrático como era España ya, eso era muy bueno para Cuba. Castro estuvo muy simpático con Suárez.

¿Cómo era en la distancia corta Fidel Castro?

Era simpático y además era un histrión, le gustaba actuar y siempre lo estaba haciendo. Recuerdo en una ocasión, con Suárez precisamente que entramos en el palacio presidencial y dentro de las dependencias de su palacio él llevaba revólver. Eso es ser un histrión. ¿Qué líder del mundo lleva revólver en su feudo? y además, ¡qué casulidad!, se le cayó al suelo en un momento determinado. Recuerdo que un periodista español le preguntó que si lo llevaba cargado y Fidel hizo un chiste que, finalmente fue noticia. También se coló en la rueda de prensa que daba Suárez, que él no estaba en la programación y se coló con un mensaje. En un momento determinado, sin venir a cuento intervino en una pregunta que era económica, creo, y de pronto dijo: "Y es que el Gobierno de Cuba no puede olvidar y le está agradecido a España y al Jefe del Estado anterior porque no sucumbió a las presiones del imperialismo, siguió comerciando con nosotros, mantuvo la línea aérea, (Iberia siempre vino a Cuba...)...se estaba refiriendo a Franco.

¿Franco y Castro tenían muchas similitudes?

Nunca se llegaron a ver pero tenían ese punto nacionalista en común. Franco no fue tan antiamericano, lo que pasa es que en un momento determinado él los cortejó, cuando estaba totalmente aislado y luego cuando ya la Guerra Fría, España se convirtió en un lugar privilegiado para instalar bases, entonces se dejó querer por los norteamericanos. Franco era nacionalista pero no creo que fuese antinorteamericano.

Le dedica un capítulo a Clinton. ¿Qué cualidades tenía teniendo en cuenta que sólo se le nombra por su infidelidad?

También se le recuerda como buen negociador y como encantador de serpientes y la economía en su período no fue mal.

Sí pero se le acusa de que la crisis proviene de la época de las subprime donde tuvo mucho que ver.

Bueno, arrancó ahí pero no fue esa la única razón. Él ahora mismo no es de los presidentes norteamericanos ni más demonizados ni más idealizados, estaría en una zona intermedia. Por ejemplo, Reagan, que en España siempre se le trató de payaso, para los americanos fue el cuarto mejor presidente de toda su historia, lo cual muestra la equivocada percepción que hay en España de la política estadounidense. Ahora tenemos el caso de Trump, una persona que tiene algo de inquietante. Desde luego, yo nunca le habría votado. Ahora, aquí en España está ya absoluta, total y profundamente demonizado. Desencadenará una guerra mundial nuclear, se dice de todo. El otro día por ejemplo, el día que tenían que votar los electores, no los votantes a los que iban a elegir al presidente. Porque en Estados Unidos, hay que decirle a los lectores, la gente no escoge directamente al presidente. Escoge a unos señores, a 538 señores, que, a su vez, escogerán al presidente. Pero esos señores están vinculados por el mandato que les han dado. Aquí la prensa española, cuando esos señores se reunieron para elegir a Trump como era obvio que iban a hacer, aquí la prensa española, algún periódico sesudo, cuestionaba en primera plana que los electores no escogerían a Trump. Eso era una sandez absoluta. ¿Por qué lo decían periódicos y radios serios? Por las ganas que le tienen a cualquier presidente norteamericano de derechas. Los presidentes de derechas estadounidenses si no están demonizados, están trivializados y son unos mamones para ellos.

Es curioso como aquí Carter está entronizado y allí no.

Allí al final le consideraron un monigote, pero al final. Carter tuvo muy mala suerte, le falló aquello de los rescates de los rehenes en Irán pero era muy buena persona pero efectivamente, está desprestigiado en Estados Unidos. Sin embargo aquí, con aquello de que era un buenista, demócrata, del partido de izquierdas...está bien visto. El partido Republicano norteamericano siempre estuvo demonizado en España.

Cuando fue el partido que abolió la esclavitud.

Y otras muchas cosas. El Partido Republicano, en un primer momento, era el que nunca metió a Estados Unidos en una Guerra, luego ya lo metió en varias.

¿Cómo has escrito el libro tirando de diario o a base de memoria?

Es una buena pregunta. De las dos cosas. Más que de diario, he tirado de notas aisladas y de mucho recorte de prensa. Por haber estado en la Oficina de Información Diplomática me convertí en un maníaco colector de recortes de prensa. Tengo en casa un montón de recortes de prensa, unos ordenados, otros no y luego he tomado alguna nota (algunas que no puedo contar) y tengo que decir que mi memoria es buena.

¿Ha corrido peligro de muerte en alguna ocasión?

Presumo que sí. Primero en algún avión en el que tuvimos algún aterrizaje criminal y luego en Portugal no llegué a tener peligro de muerte pero durante 5 ó 6 días en la época de la Revolución, cuando en España se ejecutó a los últimos que ejecutó Franco temíamos que nos raptaran. Y luego, en cualquier país al que vas, ya se sabe que el diplomático es un blanco predilecto, hace más titulares que otros. Por ejemplo el embajador ruso en Turquía.

Ha vivido numerosos acontecimientos importantes en política internacional: ingreso en la OTAN, la guerra del Yom Kippur, pero se queda con la Transición. ¿Por qué?

Porque era algo muy ilusionante para una persona de mi generación, yo en esa época debí tener entre 30 y 40 años, y era muy ilusionante ver que España estaba consiguiendo convertirse en un país democrático, como Inglaterra, Francia o Irlanda y lo estaba haciendo sin mayores traumas y sin sangre. Eso fue muy apasionante. Y luego, en aquel momento España despertaba y tenía una enorme curiosidad por si iba a conseguir alcanzar esa meta democrática o no. Cuando íbamos al extranjero con Suárez o el Rey Juan Carlos, los españoles despertábamos una enorme expectación, había muchos corresponsales extranjeros en Madrid por aquel entonces.

¿Cuándo llegó España a estar en la Champions de la diplomacia?

Siendo sincero, en la Champions de la diplomacia España sólo ha estado fugazmente. Por ejemplo, en algún momento de la época de Felipe González cuando en España se dio la cumbre sobre Medio Oriente. Pero fue muy fugaz. España está en la primera división del cotarro internacional pero en la Champions, sinceramente, no. En la Europa League sí, pero en la Champions están Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Japón, Gran Bretaña, Francia y poco más.

¿Es verdad que estuvo a punto de rodar con Sidney Pollack?

Sí, muy a punto. El embajador de Singapur en la ONU, que era muy amigo mío y que presidía conmigo un grupo de trabajo sobre África, era vecino de Sidney Pollack. Sabiendo mi afición al cine y que yo había rodado ya alguna película montó una cena encerrona en la que me sentó casi al lado de Sidney Pollack. Le dijo que yo estaba deseando hacer una película con él y que él estaba a punto de hacer una. El director norteamericano me miró con curiosidad, como sabía que yo cenaría con él, me estudié previamente su autobiografía y su obra y le hice alguna pregunta. Él se sintió muy interesado en darme un papel sobre todo por el exotismo de dárselo a un español. Yo le dije que quería rodar con él no con Nicole Kidman que era la protagonista.

Imagino que sería la película "La intérprete"

Esa era. Unas semanas después rodarían en la ONU, la primera vez en la historia que se daba permiso en la ONU para rodar una película porque a Hitchcock no le dejaron

Los antimonárquicos siempre han dicho que para qué necesitamos a la Monarquía teniendo a los diplomáticos...

Me parece una boutade, por supuesto, de los antisistemas. Es que el Rey, a muchos de Podemos les pasa, por ejemplo, no se percatan de que sea Rey con sangre azul o sangre roja es el Jefe del Estado Español y hay que tenerle el mismo respeto que si fuera un presidente de la República. Si a España llega la República y un monárquico quiere hacerle un desaire al Presidente de la República, yo pensaría que es un grosero y un impertinente. El sistema español tiene una Monarquía y por tanto es el Jefe del Estado y se le debe tener respeto y deferencia.

¿El fútbol es como la diplomacia: una guerra continuada por otros medios?

El fútbol da más titulares que la diplomacia. Está más presente en la vida de las personas. Es un fenómeno único en el mundo, la pasión que despierta, el interés, las alegrías, la gente que llora cuando pierde su equipo, niños que esa noche no quieren dormir, padres que quieren hacer lo que sea porque les interesa el tema tanto como a su hijo. Han sustituido a los héroes del rock, a los toreros y a los actores. Hay muy pocos actores que despierten la misma pasión que Ronaldo o Messi. Probablemente ninguno.

Fue director general del Real Madrid entre los años 93 y 95. ¿Volvería?

Ni de coña.

Con Florentino apenas tendría espacio para trabajar.

Bueno, Florentino es una persona más formal que las que yo tenía cuando trabajaban conmigo. Una cosa que detesto es faltar a la palabra. No volvería al Madrid aunque tenía un aspecto muy interesante. Era el club de mis sueños y eso ya era un plus. Luego tratar con los futbolistas también era interesante, ver cómo reaccionan, si se emplean todos a fondo pese a que llevan tiempo sin cobrar, esa parte era muy enriquecedora. Pero luego al mismo tiempo, los que dirigían los asuntos del fútbol eran muy presidencialistas. Llegué en una época en la que el club estaba quebrado, si no es por el dinero de las televisiones no sé qué hubiera pasado. Y luego había algo horroroso: se faltaba mucho a la palabra, eso está fatal, que una institución como el Madrid incumpla su palabra es inconcebible.

¿No cree que el mejor diplomático que ha tenido el Real Madrid ha sido Valdano?

Sí, uno de los buenos, ya lo creo. Santiago Bernabéu, que era un personaje sin pelos en la lengua y un tanto áspero, sí tenía mano izquierda. Saporta también fue un buen diplomático, Butragueño

El mito del palco del Bernabéu. ¿Es verdad que se cerraban negocios?

Por supuesto que en el palco del Bernabéu se han tenido que cerrar negocios y por supuesto que alguno de ellos no habrá sido santo y puro, pero igual que en el palco del Barcelona y en el del Málaga y en el entierro de Mandela y en la Primera Comunión de Antoñita, la hija de un millonario. En todos sitios donde se reúnen hombre de negocios, no van a hablar del tiempo, salvo estos días si eres de Murcia o Alicante, deben hablar de política, de negocios, de la vida. Y cuando hay políticos, lo más probable es que hablen con ellos de asuntos comerciales y seguro que alguno de ellos no será limpio. ¿Que en el palco del Madrid se huele el azufre de la corrupción y en el del Barcelona no? Seamos adultos. Es como cuando Errejón dijo eso de que "Yo soy madridista pero nunca iré al palco porque allí se han hecho negocios". Cuando lo escucho no me puedo creer que tenga 34 años y sea profesor. Parece que está en la luna. si hubiese estado cerca suya le hubiese preguntado, "Íñigo, ¿tú cuánto tiempo hace que te afeitas?" ¿En los pasillos de las Cortes no se habla de negocios, en una procesión de Sevilla mientras cantan una saeta los que están al lado, cuando termina de cantar la saeta ¿de qué hablan? ¿todo el tiempo de la Virgen?

La dudosa reputación de la OTAN.

Ese título le di a un capítulo. La OTAN fue una organización que había sido defendida por los socialistas. Dado que no le dejaban entrar a Franco, los socialistas que estaban en el exilio hablaban bien de ella. Luego fue estigmatizada por el PSOE de Felipe González para que no se le escapara las elecciones. González era muy persuasivo, el más persuasivo de los presidentes que hemos tenido y dieron a entender que la OTAN era una señora de muy dudosa reputación y que coquetear con ella o meterse en la cama con ella iba a ser muy perjudicial para España. Luego González, porque es listo tiene sentido de Estado, cuando llegó al poder se dio cuenta de que había dicho una chorrada, rebobinó y montó el referéndum para quedarnos.

¿No cree que el único partido que nos podía meter en la OTAN era el PSOE al igual que el único partido que aquí podía eliminar la mili era el PP? Si hubiese pasado al revés, se lía.

Está bien visto porque eran los únicos partidos que nos podían haber metido sin polémica. Si nos mete en la OTAN UCD y luego se postula en contra el PSOE, está claro que se lía.

Habla en su libro de toda la antipatía que se profesa a los Estados Unidos, especialmente en España. ¿De dónde viene?

Hay varias causas, fue el último país con el que tuvimos una guerra, la generación de hace 50 años recordaba que su padre luchó en esa contienda; luego que Estados Unidos apoyó a Franco con el tema de las bases. La llegada de los americanos fue un balón de oxígeno brutal para Franco, luego está que Estados Unidos fue un poco matón con Hispanoamérica y esas cosas aquí se resienten. Pero efectivamente, en España hay un antiamericanismo latente que cuando se agita, brota. Luego compramos todo lo americano, lo imitamos en todo, mandamos a nuestros hijos a estudiar a Estados Unidos, demonizamos el tabaco como ellos, sus películas son las que más se ven en España. En su política exterior sin embargo, tenemos una desconfianza, en ocasiones razonable, en otras ocasiones irrazonables, y ya en otras, totalmente disparatadas.

Y ya por último Inocencio, una curiosidad: ¿por qué le decepcionó Lady Di?

No era excesivamente aguda, excesivamente inteligente. Luego me decepcionó incluso físicamente, no tenía buen cutis aunque debo decir que esa señora era un milagro porque no siendo tan atractiva, la cámara la amaba, como amaba a Gary Cooper. Era un caso más que obvio.

Comentarios: 1
Maite Molinero Torres dijo el 22/12/2016 a las 16:54h.
¡grande chencho!   Avisar al moderador








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic