inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 19 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/12/2013 - Alejandro Melgares de Aguilar Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos   25 votos
Julián posa con una de sus obras.
Julián explica una de sus obras a algunos visitantes.
Julián Calatrava durante la entrevista.
Julián Calatrava: "Al acabar una obra es cuando disfruto de este trabajo tan raro, absurdo y loco"
El escultor y pintor valenciano expone algunas de sus obras hasta el 7 de enero en el hotel Puerta de América

Julián Calatrava es un pintor y escultor de origen valenciano. Licenciado en Bellas Artes por la facultad de BB.AA de San Carlos (Valencia), es sobrino del famoso ingeniero y arquitecto, Santiago Calatrava. La obra de Julián difiere de la de su tío, se trata de un arte contemporáneo y cercano a las personas, compuesto por figuras autónomas, que funcionan y transmiten por sí solas. Algunas de ellas se pueden contemplar hasta el 7 de enero en el hall del hotel Silken Puerta de América. Calatrava nos habla de su obra y trayectoria.

¿Qué tal la acogida de su obra en Madrid, es diferente a la de otros países?

En general el público se siente conectado de forma bastante rápida con mi obra. Es un arte europeo, es accesible a entenderlo y la lectura es fácil.

¿Cuál es su inspiración?

Las personas, de hecho las figuras son humanas al 100%, pero siempre buscando el bulto redondo e intentar hacer orgánico y vivo un material tan frío como es el acero inoxidable.

¿Por qué el acero?

Porque las piezas me gustan que estén expuestas también en exterior y así evito procesos de cromado y lacado. Me gusta su brillo y rigidez, que a su vez permite ser más blando, me gusta ese contraste.

En su ya dilatada carrera ha recibido algunos premios.

Que se reconozca el trabajo de uno siempre llena de orgullo. No tengo más ambición que seguir trabajando, todo lo que sucede, premios exposiciones o gente con la que trabajo es un regalo. En el momento que se finaliza una escultura se abren muchas posibilidades, cuando te lanzas a por una, se reduce tu libertad porque la tienes que ejecutar. Al acabar una obra es cuando disfruto de este trabajo tan raro, absurdo y loco que es transformar unas cosas en otras.

¿Es un trabajo para locos?

Me gusta la locura que me genero, el diálogo conmigo mismo porque realmente estoy haciendo una cosa que la quiero hacer yo. Y cuando lo hago me pregunto por qué lo estoy haciendo y si lo voy a hacer así. Al final es un diálogo entre la pieza y yo, por tanto la pieza soy yo también.

¿Qué diferencia hay entre su tío Santiago y usted?

Cada uno hace lo que considera, él tiene también una trayectoria de obra escultórica y pictórica pero son cosas muy diferentes. Hablando desde mi humildad, las obras de ingeniería que lleva a cabo me parecen un trabajo titánico. Desde mi sillita de mimbre y humildemente lo admiro. Por mucho que intentes hacer cosas similares, cada uno tiene un lenguaje diferente y aporta su propia esencia a cada pieza, por eso el arte es personal.

¿Le ha dado algún consejo su tío?

No directamente, pero valoraciones si y siempre cosas positivas. Lo que más reconozco de él es su valor como ser humano.

¿Cuál es su valor?

La pasión, porque sino de verdad estoy loco. Hay veces que llego a luchar con la pieza y tengo momentos de conflictos. Soy bastante exigente y si no está como creo que debe estar, no me sirve, quizá pueda ser entendido como una pasión un poco absurda.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic