inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 18 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/08/2015 - Ainhoa Bueno Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   8 votos
Entrevista a Nino Ioseliani.
Entrevista a Nino Ioseliani.
Entrevista a Nino Ioseliani.
Ver además...
Entrevista a Nino Ioseliani
Nino Ioseliani: "Con el comunismo no hay igualdad, es una mentira y un fracaso"
Georgia ha sufrido mucho porque durante 70 años estuvimos bajo un comunismo y el país quedó atrasado

Nino Ioseliani es la redactora jefe de la revista ‘Ok Magazine’ en Georgia. Esta conocida publicación británica está especializada en sociedad y es la primera con estas características en el país. Nino nació en Georgia pero vivió durante mucho tiempo en Estados Unidos, España o París donde estudió ciencias de la comunicación. Hija de un general de la KGB, conoce a la perfección lo que supuso el régimen comunista para su país. Ioseliani se ha convertido en una experta en moda, protocolo, diplomacia y en todo un icono de su país. En España es miembro de la academia de diplomacia española.

Jesús: Su padre fue general de la KGB (Comité para la Seguridad del Estado) en los tiempos del Telón de Acero ¿verdad?

Nino Loseliani: Sí, durante más de 20 años estuvo en la estructura de KGB.

J: ¿Cómo una persona con un padre que viene del mundo de la KGB y de ese terrible control de los medios de comunicación, se mete al mundo periodístico?

N: No sé, siempre desde que era niña me gustaban los medios de comunicación. Durante el comunismo solo había revistas comunistas en blanco y negro. Georgia se encontraba en una situación muy difícil. En los años 90 me fui a estudiar a Estados Unidos y después me marché a París a estudiar comunicación. Cuando termine regresé a Georgia y monté mi empresa de relaciones públicas.

J: ¿Cómo ha evolucionado Georgia en lo audiovisual, moda e Internet y cuáles son los medios más potentes en su país?

N: Los medios en mi país ahora son más potentes porque hay televisiones privadas como Imedi. Poco a poco han evolucionado y en el siglo XXI tenemos una televisión independiente y moderna.

J: ¿Sucede como en España donde hay un duopolio de la televisión privada?

N: En Georgia pasaba con los gobiernos comunistas que controlaban todo.  Solo había una televisión del gobierno. Sin embargo ahora con Giorgi Margvelashvili como presidente, la situación ha mejorado mucho y ya tenemos televisiones independientes.

J: La gente tiene que saber que los pueblos iberos tienen su origen en su país, tanto en Georgia como en Armenia. Explíquenos la relación entre su país y el pueblo hispano con unas raíces muy claras.

N: De hecho los georgianos nos llamamos íberos. Hace dos años estuve en el País Vasco y me di cuenta que había muchas palabras parecidas a mi idioma. Además físicamente nos parecemos mucho.

J: Continuando un poco con los medios de comunicación         ¿ Qué es lo que te lleva a ser redactora jefe de ‘Ok’ y a crear una revista totalmente diferente a lo visto hasta entonces en Georgia? ¿Cómo entiende la gente ese mundo de las celebrities?

N: En Georgia es un estilo muy nuevo. ‘Ok’ buscaba una persona como yo que  hubiera vivido en el extranjero, que  fuera georgiana y que supiera idiomas.  Al final decidimos hacer ‘Ok Georgia’ y hace un año que estamos en el mercado. Está saliendo muy bien.

J: ¿Y en Georgia existe tanta demanda en el mundo del corazón como en España? ¿Son tan cotillas como en España?

N: En España quizá es un poco exagerado, pero los georgianos están muy interesados y además ‘Ok’ es una revista que tiene como amigos a las celebrities y no busca ir en contra ellos.

J: ¿Podemos decir que es una publicación más de sociedad que de cotilleo?

N: Es mundialmente conocida por ser amigo de las celebrities y por no contar mentiras.  Por eso a la gente le gusta, porque decimos la verdad, y siempre buscamos gente interesante, no solo gente de corazón. Tenemos un departamento donde hablamos de moda. Durante el comunismo no se hablaba de ella porque los comunistas decían que todos éramos iguales y entonces teníamos que vestir todos por igual.

J: ¿Cómo ha cambiado Georgia desde la caída del muro de Berlín en 1989? ¿Cómo han cambiado esas generaciones?

N: Georgia ha cambiado. Antes había muchos jóvenes que estudiaban fuera porque durante  los años 90 la educación era malísima. Cuando pienso sobre mi generación creo que fue una “lost generation”, una generación perdida.

J: Si yo fuera un turista que visitase su país ¿qué vería en el? ¿Cuáles son para usted los monumentos más bonitos de Georgia?

N: Hay muchas cosas. Tenemos monumentos del siglo IV y V, así como montañas y castillos muy bonitos. Me gusta mucho Narikala, la iglesia Alaverdi, Sveti Choveli. Georgia es un país con mucha historia porque en el siglo IV San Nino trajo la cristiandad.

J: ¿Y cómo Georgia que se encuentra lindando con los turcos y los persas se ha mantenido como país cristiano? ¿Cómo había mantenido la independencia de su cultura?

N: Los georgianos somos muy religiosos y siempre hemos tenido soldados valientes que han defendido nuestro país de los otomanos. Estoy orgullosa de ser georgiana. Durante el comunismo estuvo prohibido el cristianismo, cerraron las iglesias y las quemaron, destruyeron todo.

J: ¿Si alguien hacía una demostración pública de su fe qué sucedía?

N: Podían exiliar a quien lo hiciera. Por ejemplo si ibas contra los comunistas, podían exiliarte o por la noche te cogían y te mataban. Millones de personas se exiliaron y fueron asesinadas.

J: En Georgia el nombre de Stalin produce desconcierto. Una persona que pasa de ser prácticamente un  delincuente juvenil a convertirse en el amo del mundo. ¿Cómo vivís los georgianos que Stalin fuera de  vuestras tierras? ¿Por qué cree que él era así?

N: Aún hay gente mayor que sigue diciendo que Stalin era buena persona, un demócrata. Lo ven de manera diferente, pero a los jóvenes y a la mayoría de la gente no les gusta Stalin. Durante esa época si decías algo en contra del comunismo, al día siguiente te cogían, era una dictadura total. Pensaría que el miedo ayudaba a controlar a las personas. Es cierto que a los georgianos no les gusta seguir órdenes.

J: ¿Sois rebeldes?

N: Muy rebeldes. En eso nos parecemos a los españoles y también en el temperamento.

J: Habíamos dicho antes que su padre fue un general del ejército rojo de la KGB

N: Eso es. Mi padre en los años 70 estudió en una academia de KGB durante dos años y luego volvió a Georgia y comenzó a trabajar. Desde los años 80 a los 90 estudió una carrera, haciendo todos los pasos hasta llegar a ser general.

J: Siendo miembros como eran del partido comunista, tenían una situación privilegiada en Georgia, ¿cómo vivían la perspectiva del resto del pueblo? ¿Podían cubrir las necesidades básicas de comida, de alimentos, de luz, de agua?

N: Los comunistas decían que todos éramos iguales y teníamos que tener el mismo salario, cuando quienes estaban en el gobierno se hallaban en una situación privilegiada. Nosotros siempre tuvimos un chofer para mi padre y su familia. Además, siempre íbamos a unos hoteles exclusivos donde solo podían entrar la gente de gobierno.

J: ¿Si yo fuera un panadero de Georgia allí no entraría?

N: No y también había tiendas especiales donde solo podían ir los comunistas y todo estaba muy barato. Mientras la gente normal, iba a tiendas donde todo era muy caro. Mi madre por ejemplo era ginecóloga, una doctora que estudió durante siete años la carrera de medicina y tenía un sueldo de 100 euros. Con ese dinero no se podía hacer nada, pero siempre había trampas.

J: ¿Cómo era la sanidad pública en Georgia, de como la de España? ¿Una persona normal tenía acceso a ella?

N: Existían buenos médicos pero para las élites. La gente normal no tenía acceso a una buena sanidad.

J: Era entonces una sanidad paupérrima para ellos

N: Si, estaba dividido. El gobierno tenía su casta, médicos y hoteles. En el comunismo no había igualdad, era una mentira y un fracaso. Por eso la gente quería trabajar en el gobierno y así vivir bien. La agricultura se dejó de lado porque la gente antes tenía tierras y los comunistas se las quitaron.

J: ¿Y qué consecuencias llevó el comunismo a su país?

N: Georgia ha sufrido mucho porque durante 70 años estuvimos bajo un comunismo y el país quedó atrasado. Y ahora todavía nos cuesta mucho salir de la mentalidad comunista porque hemos salido hace tan solo 24 años.

J: ¿ Qué le diría a los ciudadanos españoles que ven que esas ideas pueden ser la solución a los problemas que vive España?

N: No, no y no. En pleno siglo XXI y habiendo visto lo que los comunistas han hecho, sería una locura. Durante el comunismo todo el mundo tenía sueldos muy bajos.

J: Habías vivido en Barcelona, ¿durante cuántos años y qué piensas sobre lo que esta ocurriendo en Barcelona, con ese nacionalismo excluyente?

N: Durante 8 años y no me gusta nada. Estoy en contra totalmente porque eso nos ha pasado también en Georgia con la parte que hemos perdido, Abjasia, que empezaron como los catalanes. Era un país con mucho turismo y después de separarse están mucho peor. Por eso no me gustaría que con Cataluña pasara algo igual.

J: Cambiando totalmente de tema, ¿cuáles son sus proyectos como redactora Jefe de la revista ‘Ok’?

N: Llevar a cabo proyectos con el Ministerio de Cultura de Georgia.  Queremos ir a España para que se conozca la cultura georgiana, proponer iniciativas interesantes como promocionar la pintura de allí. Tenemos una gran propuesta del pintor, Augusto Ferrer Dalmau, que junto a un pintor georgiano va a crear un cuadro sobre una guerra que hubo entre georgianos y otomanos donde los primeros ganaron. Empezaremos en noviembre de este año y previsiblemente presentaremos el cuadro en primavera.

J: ¿Ferrer Dalmau recibió recientemente un premio de Georgia no?

N: Si del Ministerio de Cultura. Hicimos una exposición de sus obras, bocetos de soldados georgianos que están en Afganistán donde fui con él.

J: ¿Qué experiencia es acudir a un país en guerra como Afganistán? Le vimos en fotos vestida de traje militar y con casco. ¿Dónde estuvo y como vive la gente  allí?

N: No puedes ir vestida normal, tienes que tener una protección adecuada. Es una experiencia que nunca olvidaré porque nunca había estado en una situación así. Visitamos tres bases diferentes y entre ellas la de Kabul. La gente que no vive en las bases con los soldados, se hallan en situaciones horrorosas. A las mujeres solo las tienen para tener hijos

J: Por el contrario, Afganistán en el año 76 era una de las zonas más desarrolladas pero a partir de la invasión soviética y el islamismo radical, se vino abajo.

N: Allí la gente no tiene nada. No hay casas ni hay nada

J: Para terminar invite en pocas palabras a los españoles a visitar su país.

N: Georgia es un país muy antiguo donde tenemos muchos monumentos interesantes. En Georgia puedes probar nuestros vinos y nuestros quesos. Puedes visitar museos y la naturaleza pudiendo hacer un turismo ecológico.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic