inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/06/2008 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
El solar del barrio de Malmea se ha convertido en un foco de basura y peligro por los asentamientos.
El solar del barrio de Malmea se ha convertido en un foco de basura y peligro por los asentamientos.
El solar del barrio de Malmea se ha convertido en un foco de basura y peligro por los asentamientos.
Los asentamientos de La Malmea, una realidad frente al gran sueño de las Cuatro Torres
Los vecinos de Begoña se quejan de que estos asentamientos de inmigrantes han convertido el solar en un cúmulo de basuras y numerosos peligros.

Un foco de suciedad y peligro para los vecinos de la zona de Begoña. En esto se ha convertido el solar que se encuentra entre las calles Mauricio Legendre y Llano Castellano. Desde hace más de nueve años decenas de personas viven en ese solar, montando tiendas de campaña o chabolas más elaboradas. Se quedan más o menos tiempo, dependiendo de cómo les vaya la vida en la ciudad. 

Actualmente la situación está mucho más tranquila, pero los vecinos aún recuerdan cuando, en julio de 1999, más de 200 inmigrantes fueron desalojados de esta parcela. Hoy, son varias las familias que “malviven” en la zona, con el peligro que ello conlleva tanto para las propias familias como para los vecinos, que ven cómo este solar se ha convertido en una especie de vertedero, lleno de peligros para cualquier vecino.  

Es un gran terreno sin vallar, situado en medio de una madeja de carreteras y calles, razón por la que se convierte en una especie de “isla” abandonada.

Los vecinos llevan tiempo denunciando esta situación. Ya no sólo por los problemas de convivencia provocados por los inmigrantes y vecinos, sino también por las basuras que se producen en el día a día, y la que dejan cuando abandonan el lugar. 

Allanamiento del terreno

Tras sucesivas denuncias de los vecinos, en las que se pedían que se cumpliera la ley del suelo, poniéndose en contacto con el propietario para que este terreno tuviera las condiciones adecuadas, lo único que se ha conseguido es que se allane el terreno, echando las tierras hacia los lados y dejando un camino liso y una gran explanada en la que es mucho más fácil acampar. 

Esta acción ha enojado a los vecinos, que opinan que lo que han hecho es facilitar el acceso y la instalación de tiendas de campaña. 

En el Pleno del pasado mes, el PSOE presentó una proposición en la que se pedía que desde la Junta se exigiera al propietario de esos terrenos, sea público o privado, que cumpla con la normativa  de seguridad vigente. El portavoz del PP, Alfonso Sanjorge, afirmó entonces que el PSOE tenía una visión “demasiado catastrofista de la situación”, y propuso una transaccional para pasar esa proposición a Ur-banismo y Vivienda y que desde allí se solucionara este problema. Hasta ahora, ninguna novedad y mientras, las chabolas siguen ahí, sin fecha prevista de desaparecer.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic