inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/07/2007 - Jorge Bustos Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
“He tenido mi puerta abierta durante cuatro años en Retiro, y la sigo teniendo aquí”
Elena González Moñux, que llega a Funcarral desde Retiro, analizó para este periódico los nuevos retos de gestión que plantea su nuevo destino.

Tras cuatro años al frente de la Junta Municipal de Retiro, Elena González Moñux aterriza con todo su equipo en Fuencarral-El Pardo para aplicar la única receta que conoce: “el sentido común y la ilusión por el nuevo reto”. Quiso compartir con EL DISTRITO sus primeras impresiones como concejala en la sede de Monforte de Lemos.

Distritos muy diferentes
Pero entre un distrito céntrico y consolidado y otro heterogéneo y enorme existen diferencias que condicionan decisivamente la gestión. “Fuencarral es muy distinto a Retiro, desde luego; tiene desde zonas muy antiguas como Valverde o muy consolidadas como el Barrio del Pilar, hasta zonas nuevas como Las Tablas o Montecarmelo o Tres Olivos, que sigue siendo un pueblo. Es un distrito poco o nada homogéneo, hay población mayor y barrios nuevos que aportan población mucho más joven”. Y todo esto tiene una consecuencia clara: “Hay que afrontar muchísimas actuaciones de un programa electoral muy ambicioso; con trabajo y esfuerzo espero cumplir los objetivos”.

Equipamientos y asociaciones
Fuencarral cuenta con 25 colegios públicos (más los de educación especial), 4 polideportivos, 3 centros de día y 5 de mayores... pero no es suficiente. Entre esas necesidades, González Moñux menciona por ejemplo escuelas infantiles en los nuevos barrios, o los aparcamientos para residentes tan necesarios en el entorno de las grandes torres que se están levantando junto a la Castellana, o las tareas de rehabilitación de algún poblado muy deteriorado. Para todo ello, se hace preciso contar con el movimiento asociativo, con mucha más presencia aquí que en Retiro -60 asociaciones, aparte de las AMPAs-. “Yo quiero intentar llegar con ellas al mayor consenso posible en todas las actuaciones”, afirma la concejala, consciente de que Administración y asociaciones comparten un mismo objetivo: lograr más equipamientos para los vecinos, que estos sientan su distrito más habitable. “Ya me he reunido con el presidente de la FRAVM, Ignacio Murgui -a quien conocía ya de mi etapa en Retiro-, y le he manifestado mi disposición de trabajar juntos”.

Seguridad y vivienda
Otra de sus reuniones de ‘toma de contacto’, numerosas en estas primeras semanas de mandato y aclimatación, la celebró con el jefe de la Unidad Policial del distrito, Pedro Becerra. “Me decía que no hay grandes problemas de seguridad en el distrito, porque Pitis ya se ha desmantelado y hoy no quedan poblados chabolistas; puede haber algunos asentamientos de rumanos, pero se están intentando controlar. Tendremos un Consejo de Seguridad, pero la primera impresión es de normalidad”. La política de vivienda ha de ir de la mano de la concejalía de Urbanismo: hay muchas parcelas, y aunque algunas ya tienen un uso adjudicado, “tengo pensada alguna propuesta”, revela. Desde luego, no será por falta espacio.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic