inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 24 de abril de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
20/03/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Musicoterapia y pintura para los niños del Hospital La Paz
Según los expertos estas actividades relajan y hacen que los pequeños pacientes dejen volar su imaginación y se relacionen con niños que tienen sus mismos problemas.

Ver a un niño que no puede salir al parque a jugar porque necesita estar encerrado en una habitación es algo antinatural. Y más si esa habitación es la de un hospital del que tardará meses en salir. Este es el caso de Andrea, una zaragozana que se encuentra ingresada en la Unidad de Transplantes del Hospital Materno-Infantil de La Paz. Su madre, Emilia Ibañez, no se separa de ella ni un momento. Esther Molina es la madre de la pequeña Esther. Una niña que tiene Síndrome de Intestino Corto y fallo intestinal y lleva siete meses en el hospital. Estos son algunos de  los casos médicos a los que cada día se enfrentan decenas de niños junto a sus familias y ante lo que el Hospital Materno-Infantil de La Paz ha intentado poner soluciones.

Por ello desde hace casi un mes este centro ofrece a sus pequeños pacientes una terapia diferente para sobrellevar las pruebas médicas y los transplantes: clases de musicoterapia. Según aseguran los expertos, a través de la música los niños ingresados expresan sus emociones y se relajan o se activan dependiendo del momento. El subdirector gerente del Hospital Materno-Infantil La Paz, Javier Cobas, indicó que la musicoterapia tiene una doble función. “Por un lado sirve como entretenimiento, los niños de evaden de la situación del hospital y hacen volar su imaginación. Por otro lado, ayuda a estimularlos o relajarlos”. “Los beneficios para los niños son fundamentalmente psicológicos porque están entretenidos, más contentos, se relacionan con otros niños que están en su misma situación. Además, se produce un mejor nivel de oxigenación y, si se es taquicárdico, puede disminuir el ritmo cardiaco”, continuó explicando Cobas.

Además, las áreas pedíatricas del centro han sido decoradas para reducir la ansiedad de los niños hospitalizados. “Lo que pretendemos es humanizar y desdramatizar la estancia de los pequeños transformando el ambiente frío e impersonal en un mundo acogedor y lleno de colores”, afirmó Isabel Otero, supervisora de Pediatría. Los encargados son los pintores de la Fundación ‘Paint Smile’, de nacionalidades diversas, que llevan trabajando en hospitales desde el año 2000. “Trabajamos en 12 países con más  de 40 proyectos. Cuando pintamos los niños nos miran con una sonrisa en la boca. Ese es nuestro mejor regalo”, afirma Vanessa Friang, una de las coordinadoras. Las madres también están encantadas “mi hijo se queda dormido mirando los dibujos”, cuenta Isabel Pérez, madre de Christian. Iniciativas que todo el mundo alaba y que, de momento, sólo se hacen en La Paz. 

“La musicoterapia tiene una doble función . Por un lado sirve de entretenimiento. Los niños se olvidan por unos minutos de dónde están. Y por otro lado ayuda a estimularlos o relajarlos”. Javier Cobas. Sub. Gerente Hosp. Materno-Infantil La Paz.

“Me parece una idea genial. Todo este tipo de actividades son muy buenas para los niños porque normalmente se trata de ingresos largos. Es una forma de evadirte y olvidar que estás en un hospital”.   Cristina Calvo. Madre de Álvaro.

“Me gusta mucho esta actividad porque siento que me relaja mu-cho. Siempre he tenido relación con la música, Aquí toco las maracas y antes de entrar tocaba el clarinete, pero lo tuve que dejar”. Andrea. Paciente de la Unidad de Transplantes.

“Nuestra intención es paliar el dolor que puede tener un niño al ingresar en un hospital. Las imágenes dan calidez al paciente que está inmerso en otro mundo mucho más cercano y apacible”. Isabel Otero. Supervisora de Pediatría.

“Esta iniciativa es muy positiva tanto para el niño como para los padres. Da rienda suelta a la imaginación y ella se encuentra mucho más relajada. Te sientes más como en casa. El dibujo da más calidez a la habitación”. Esther Molina. Madre de Esther.

“Nuestra fundación nació con la idea de hacer que la estancia de los niños en hospitales fuera más agradable. Es increíble ver cómo, cuando pintas, los niños te miran con una sonrisa en la boca”. Vanessa Friang. Coordinadora de la Fund. ‘Paint Smile’.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic