inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 21 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
18/12/2008 - Elisabet Martínez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Algunas de las infraviviendas que aún quedan en pie en la UVA.
Un incendio provoca temor y desconcierto en la UVA
Un padre y una hija resultaron heridos en el fuego que el pasado puente de la Constitución destrozaron, al menos, dos viviendas.

 

El incendio se originó en torno a las 10.00 horas en la vivienda de un hombre de 57 años. Él y su hija se vieron sorprendidos por las llamas, que comenzaron, al parecer, a consecuencia de un cortocircuito.

Varias dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid se trasladaron al lugar y sofocaron las llamaradas. Los afectados pudieron salir de su vivienda por un patio interior, a través de una escalera de bomberos. La hija sufrió un cuadro de intoxicación, del que fue atendida por el Samur. Tras suministrarle oxígeno, fue trasladada al Hospital Ramón y Cajal.  Por otro lado, el padre sufría de problemas de movilidad; pese a la dificultad del rescate, el hombre se recupera progresivamente. Tras el incendio, se ha hecho un recuento de las familias que se han visto afectadas y que se han quedado sin casa, para realojarlas en otras viviendas. 

El final de la UVA
En la década de los 60, nacía el Barrio de la UVA -Unidad Vecinal de Absorción-, para combatir el chabolismo y alojar a las familias extremeñas y andaluzas que llegaban a la gran ciudad en busca de una vida mejor. Una solución temporal que ha durado más de 40 años y que hoy parece tener fin.

Ante la preocupante insalubridad de la zona, el Ayuntamiento redactó el Plan Especial de Reforma Interior (PERI), que incluye el realojo de las familias, que aún viven en ‘la vieja UVA’, en viviendas nuevas. Casas que debían construirse -por empresas privadas y en régimen de precio libre-, en el mismo solar, una vez que se hayan derribado las deterioradas, viejas instalaciones y espacios carcomidos por los años que no suscitan más que inseguridad y sustos como los vividos estos días atrás a un vecindario con escasos recursos económicos.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic