inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 18 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/09/2008 - Elisabet Martínez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Mapa y leyenda de la extensión que ocupará este nuevo área.
Luz verde para el plan que dará vida a La Solana
Más de 58.000 m2 para la construcción de todos los elementos viarios que garanticen la comunicación entre este nuevo desarrollo y el centro.

 

Y a es oficial, la Solana de Valdebebas se convertirá en una zona residencial que dará cabida a más de 1.500 viviendas, un centro oncológico y otro educativo de rango universitario que estará asociado al mismo. Aprobada la sectorización de los terrenos, la Ciudad de Madrid cede una superficie construible de más de 130.000 m2 para equipamientos sociales además de otros 58.000 m2 a la Comunidad para la construcción de servicios supramunicipales. 

El centro oncológico estará gestionado por MD Anderson, especialista en tratamientos contra el cáncer, y será un modelo de referencia en el sur de Europa, según lo establece un acuerdo que fue firmado el pasado año por el mismo centro y el Ayuntamiento. 

“Equilibrado y sostenible”
Al menos eso es lo que este plan residencial pretende: lograr una urbanización equilibrada y sostenible. De esta forma, fuentes municipales han  confirmado que el proyecto respeta las vaguadas existentes en los terrenos y se compromete a garantizar las condiciones necesarias para que las alteraciones sobre la tipografía sean las mínimas. Al respecto, estas mismas fuentes explican que se va a conservar la cañada Vereda de los Toros y se recuperará la vegetación del Arroyo de Valdebebas convirtiéndolo en zo-na de disfrute para los ciudadanos: un carril bici de 2,5 km. de longitud formará parte de una zona verde de más de 300.000 m2  y dará continuidad al Parque de Valdebebas. 

¿Inconformistas o realistas?

Es la pregunta que se formulan quienes viven en las zonas aledañas; y es que, muchos ven más allá de las ventajas que puedan acarrear los bienintencionados proyectos urbanísticos: malas comunicaciones y viviendas de integración social poco integradas son algunos de los asuntos que más intranquilidad suscitan. “Me preocupa especialmente que la zona E, abajo a la izquierda, junto a las zonas verdes y el campo de golf, se convierta en un gueto, ya que son viviendas de integración social que están ‘desintegradas’ del resto del desarrollo y del municipio”, concluye Alberto, un veterano vecino del distrito.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic