inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 21 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
18/05/2007 - Verónica González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El nuevo bulevar de la Avenida de Portugal no concenve a todos los vecinos
La ausencia de árboles, la pérdida de plazas de aparcamiento o la presencia de cinco respiraderos frente a sus casas son las quejas esgrimidas.

Fue inaugurado, el pasado 4 de mayo, por el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón entre felicitaciones y aclamaciones. Sin embargo, no todos los vecinos de la Avenida de Portugal están tan satisfechos con el nuevo bulevar de 28.500 metros cuadrados que discurre frente a sus casas.

También en esta ocasión, hay gustos para todo. Los residentes de los números 73 y 75 de la Avenida de Portugal quieren hacer constar su descontento con el resultado final de un proyecto que ha sufrido varios cambios respecto a lo previsto de inicio. Aunque reconocen que el nivel de ruido ha descendido desde que el tramo inicial de la A-5 transcurre bajo tierra, también aseguran que su calidad de vida mermará en otros sentidos.

Por ejemplo, no entienden la razón que ha hecho desaparecer los árboles de la acera desde Marqués de Monistrol hasta Puerta del Ángel; ejemplares que, sin embargo, sí han sido plantados en los tramos siguientes. Los vecinos afectados recuerdan cómo, antes de las obras, no era posible divisar la cercana Casa de Campo porque quedaba oculta por las copas de los árboles originales. Ahora, muy al contrario, los vecinos temen que el sol del verano impida pasear por la acera sin acabar “achicharrado”.

Los cerca de cien mil vehículos diarios que circulaban por la Avenida de Portugal también han dado paso a torres y a rejillas de ventilación diseminados a lo largo del bulevar. Sin embargo, frente a los números 73 y 75 de la avenida los respiraderos se han concentrado en mayor número. Los inquilinos de estos inmuebles están sorprendidos de las dimensiones y el diseño de las torres que, además, no estaban incluidas en la información municipal que repartió el Ayuntamiento sobre los trabajos.

Estas denuncias, junto a la pérdida de plazas de aparcamiento, fueron expuestas por los vecinos afectados en las casetas de Madrid Calle 30 habilitadas en la zona durante el desarrollo de las obras. Sin embargo, a día de hoy, no han recibido respuesta alguna. Aunque son conscientes de la dificultad de una rectificación del proyecto a estas alturas, al menos piden a los responsables municipales una explicación para comprender por qué han sido los más perjudicados con la reforma de este tramo de la M-30.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic